Mendoza Viernes, 16 de febrero de 2018

En el Lagomaggiore construyen una nueva maternidad

El Lagomaggiore, donde se encuentra la única maternidad pública de Mendoza, registra más de 6.000 nacimientos por año.

En el estacionamiento del hospital Luis Lagomaggiore se iniciaron las tareas de construcción de la nueva Maternidad.

Tiene una inversión de $400 millones según el parte de prensa del Gobierno de Mendoza y un plazo de ejecución de dos años, el proyecto se sustenta en un cambio de paradigma a la hora de pensar en el nacimiento.

La obra incluirá también la ejecución de la nueva playa de estacionamiento, la ampliación de la cuenca cloacal y la remodelación de la instalación eléctrica del edificio existente.

El Lagomaggiore, donde se encuentra la única maternidad pública de Mendoza, registra más de 6.000 nacimientos por año, lo que la posiciona como la tercera Maternidad argentina en número de partos y la convierte en la más grande de Mendoza.

Bajo el concepto de la Maternidades Seguras Centradas en la Familia, el nuevo proyecto brinda la posibilidad de que el entorno familiar acompañe a la madre y participe en este momento irrepetible.

La obra en detalle

El proyecto se ideó pensando en la creación de una innovadora Maternidad pública donde prime la participación de la familia durante el tiempo del alumbramiento. Esto, en un lugar no sólo cómodo e íntimo sino que mantenga medidas de higiene, seguridad y, por sobre todo, bajo supervisión profesional.

La obra se construye en el predio del Lagomaggiore, en un espacio anexo al edificio central. La estructura planificada integrará las nuevas instalaciones con los sectores existentes, que serán reacondicionados, para formar un conjunto armónico capaz de brindar una respuesta integral de las necesidades del área ginecoobstétrica.

Así nace la idea de crear ocho Unidades de Trabajo de Parto y Recuperación (UTPR), donde la madre junto a su entorno cercano atravesarán todo el proceso de trabajo de parto y el posterior alumbramiento de manera privada.

Gracias a su diseño, la cama de internación será la misma camilla de parto. De esta manera, no es necesario trasladar a la mujer hacia el solitario y frío quirófano, separándola de la calidez de sus afectos.

Una vez finalizada la atención médica en la UTPR, y luego de que la mujer se haya recuperado, se trasladará a la madre y a su bebé a una habitación de internación doble hasta el día del alta.

Fuente: Prensa.Mendoza.gob.ar

Dejanos tu comentario