Mendoza Viernes, 13 de abril de 2018

El sobrepeso y la obesidad afectan a casi 70.000 chicos de primaria

De un total de 187.463 chicos del Nivel Primario, unos 34.000 son obesos y otros 35.000 padecen de sobrepeso.

Una de las principales consecuencias de remplazar el consumo de agua pura por otro tipo de bebidas, sobre todo gaseosas o jugos azucarados, es el aumento de peso. Si para los adultos eso resulta problemático, ya que sólo el 20% del líquido con el que se hidratan los argentinos corresponde a agua y el 80% a otras bebidas, en los niños es aún más grave. Así lo explicó la nutricionista Yanina Mazzaresi, quien coordina el programa interministerial Aprender con Salud, que integran la DGE y el Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes de Mendoza.

El problema es que los niños están permanentemente creando hábitos y lo que aprenden repercute en su salud. Por tanto, los malos hábitos con respecto a la hidratación son réplicas de los que tienen los adultos.

Por esta razón, a través de la resolución 452 de la Dirección General de Escuelas se busca incentivar el consumo de agua en las escuelas y generar conciencia sobre sus beneficios. Primero, logrando que los adultos comprendan que la ingesta de agua no puede ser remplazada por la de ningún otro líquido -aún de la que no poseen azúcar-.

Al respecto, la especialista argumentó que las bebidas dulces bajas calorías provocan mecanismos de transmisión interna que no son saludables. Por ello, el agua pura es irremplazable.

Desde el programa que coordina se generan diferentes acciones para capacitar a docentes y referentes de los niños del nivel básico de enseñanza. Así, el año pasado se realizaron jornadas de salud y educación en el Espacio Cultural Julio Le Parc, que piensan repetir este año.

En esa oportunidad se instruyeron en esta temática al menos 600 educadores.

En el futuro se pretende incluir en los pliegos de la licitación de los quioscos de las escuelas la recomendación de no vender gaseosas ni jugos azucarados, según consta en la resolución de la DGE.