Viernes, 3 de marzo de 2017

El pintor de Mendoza, en primera persona

La muestra del maestro José Bermúdez, Yo, Bermúdez, el pintor de Mendoza, se exhibe en la sala de arte de La Barraca Mall (Guaymallén).

Abarca una extensa exhibición de pinturas, dibujos y grabados que representan el trazo inconfundible del artista a través de casi 70 de años de producción, expresando desde diversos ángulos la vida y entorno de los mendocinos.

Bajo la curaduría de Fernando Devita, hasta mitad de abril, todos los días de 10 a 22 el espectador podrá adentrarse en la vida del genial artista y su prolífica obra.

Reflejos de la mendocinidad
El profesor de Historia y periodista Ariel Sevilla describe sobre el arte de Bermúdez lo siguiente: "A José Bermúdez y su caudalosa obra pictórica podríamos considerarlos sinónimos de mendocinidad. Nació, se formó como artista, fue maestro de plástica y desplegó su vida personal en Mendoza. Y, fundamentalmente, ha plasmado con el acrílico -su material por excelencia- a Mendoza y su gente sin desarraigarse de su tierra natal".

"Por eso se nos ocurre -continúa- que a nuestro pintor y a sus cuadros le caben muy bien la frase del escritor ruso Antón Chéjov: 'Pinta tu aldea y serás universal'".

Sin embargo, Sevilla sostiene que "no se trata de una universalidad que se asocie con fama -y eso que la tiene de sobra-; sino con su afinada y ávida capacidad para observar y captar en lo particular de los asuntos ,temas con validez que desconocen las fronteras". "Por algo su obra es celebrada en nuestra provincia y trasciende los límites locales para encontrarse en colecciones privadas y pinacotecas de museos de Argentina y del extranjero".

Esos motivos particulares que Bermúdez traslada al lienzo se asocian con la mendocinidad. Se la puede distinguir en su paleta de colores brillantes pero propios de la geografía local: una paradoja entre los matices de lo árido y lo fértil. La luz de nuestros paisajes, la nitidez del aire y hasta el aroma de los yuyos o el pan casero. Todo está impregnado en su obra.

"Y los escenarios de sus cuadros también son nuestros: hileras, parrales, huertas. En especial, nos reflejamos en la mayoría de los personajes que habitan sus acrílicos: siempre seres humanos en situaciones que remiten al ser mendocino", describe Sevilla.

Privilegiando la forma y los colores por sobre el volumen, con algunos rasgos del cubismo, y recurriendo a una perspectiva imposible, Bermúdez logra una pintura figurativa. "Eso nos permite apreciar a doñas cumpliendo con el ritual mendocino del mate a cualquier hora; trabajadores rurales durmiendo la siesta; vendimiadores y cosechadores de frutos típicos de esta tierra; mujeres amasando el tradicional pan casero; parejitas de novios que podrían ser los vecinos de cualquier barrio de la provincia o teniendo una cita entre los cultivos; juegos infantiles que no nos son ajenos, como la gallinita ciega", detalla.

En este sentido, el autor concluye que el arte de José Bermúdez "se alimenta de su aldea y sus aldeanos, expresando un mensaje que toca la fibra de los coterráneos pero que a la vez es universal".
Cuándo: De 10 a 22, hasta el 16/4
Dónde: Sala de arte de La Barraca Mall (Las Cañas 1833, primer piso, Dorrego, Guaymallén)
Entradas: Gratis

Más noticias