Mendoza Lunes, 12 de diciembre de 2016

El obispo pidió al Vaticano la expulsión de Yáñez y reveló que Buela tuvo actos sexuales impropios en el IVE

Monseñor Eduardo María Taussig aclaró que el sacerdote Carlos Buela fue separado del Verbo Encarnado hace varios años por "comportamientos impropios" en materia sexual con seminaristas y religiosos mayores de edad. Además, elevó al Vaticano la reciente denuncia de "Luis" sobre un presunto abuso cuando éste estudió en el seminario de El Chañaral.

El obispo de San Rafael se pronunció sobre los dos escándalos que sacuden a la Iglesia Católica de San Rafael y que tienen como protagonistas a los sacerdotes Carlos Buela, fundador del Instituto del Verbo Encarnado (IVE), y Fernando Yáñez, director del hogar de menores judicializados San Luis Gonzaga de Monte Comán.

Monseñor Eduardo María Taussig reveló que en el transcurso de este año pidió a la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano "la expulsión del estado clerical" de Yáñez y que se espera la definición al respecto.

Dio dos motivos: la "reiterada desobediencia" de seguir celebrando Eucaristía y otros sacramentos a pesar de que el polémico cura se encuentra suspendido hace seis años en el ejercicio sacerdotal y "el audio con voz del mismo padre Yáñez, que lo incrimina" y que al Obispado llegó por otra vía antes de su difusión pública.

Sobre el presunto hecho que admitiría en esa grabación, "el Obispado procedió a la 'investigación previa' que le compete al Derecho Canónico de la Iglesia y elevó su resultado a la autoridad competencia de la Santa Sede" para que se expida al respecto

Además dijo que "cuando el juzgado (de instrucción) que interviene (en la causa contra Yáñez) solicitó nuestra colaboración brindamos todo lo que estaba a nuestro alcance, pero yo no fui convocado a declarar".

Denuncias a Buela

Con respecto al padre Buela, señaló que "no se han constatado casos abusos de menores atribuibles a él", sino "acciones en materia sexual que afectaron a religiosos y seminaristas del Instituto (del Verbo Encarnado) pero mayores de edad".

En ese sentido, luego de una investigación interna, "la congregación competente de la Santa Sede determinó, conforme a procedimientos canónicos vigentes, la veracidad de las denuncias y la imputabilidad al padre Buela".

Por ello, tiene prohibido "del modo más absoluto tener comunicación con los miembros del IVE" y "tampoco puede hacer declaraciones ni aparecer en público, no participar en ninguna actividad o encuentro, sea personalmente, o sea por cualquier medio de comunicación". Actualmente este sacerdote se encuentra "en una casa del Instituto en Génova".

Por este escándalo y las desobediencias a anteriores obispos de San Rafael, El Vaticano decidió en 2004 trasladar la "casa general" (sede central) del IVE desde San Rafael a la diócesis italiana de Velletri Segni.

Respecto a la denuncia de "Luis" contra el padre Buela por un presunto abuso, "el Obispado, apenas tuvo noticia por parte del damnificado, procedió a la debida 'investigación previa" y "la elevó a la autoridad competente de la Santa Sede", por lo que se "está esperando sus decisiones y mantiene un diálogo cordial con Luis", quien actualmente es un sacerdote de 31 años que ejerce en una diócesis que no es la de San Rafael.

El obispo dijo desconocer si Luis realizó también la denuncia en la Justicia penal.

Cómo la Iglesia actúa internamente

Monseñor Taussig dijo que las reformas que realizaron los dos últimos papas agilizaron las investigaciones internas que desarrolla la Iglesia en base al Derecho Canónico. Uno de los cambios es que "se le da más credibilidad al testimonio de la víctima que al del victimario, de todos modos se tiene que probar. Hace 30 años se confiaba y tenía más credibilidad la palabra del sacerdote o de la persona acusada".

Explicó que una "investigación previa" dentro de la Iglesia Católica es similar a una instrucción judicial donde el obispo, o a quien delegue el caso, actúa como fiscal y, en caso que encuentre elementos para acusar, lo eleva a la congregación correspondiente de El Vaticano, que actúa como juez.

Añadió que la investigación puede llevar "algunos meses, como el caso de Luis, o varios años" y la máxima sanción prevista es la expulsión cuando son delitos contra niños.

Dijo que bajo la legislación argentina un obispo no puede hacer una denuncia penal en los casos de abuso sexual porque al ser casos de instancia privada sólo le corresponde a la víctima o a los padres o tutores.

Sobre el motivo de la demora de una explicación oficial

El obispo aclaró que no salió a pronunciarse antes de ambos espinosos casos porque se encontraba en la ciudad de Roma participando en un congreso sobre la migración programado con varios meses de anticipación.

Ya les habían avisado a civiles sobre la desobediencia del cura

Taussig recordó: "Desde hace varios años el Obispado les dejó en claro a distintas autoridades civiles competentes que no tiene ninguna injerencia en las actividades que hace el padre Fernando Yáñez, debido a su permanente desobediencia".

Fuente: UNO san Rafael