Mendoza Lunes, 2 de julio de 2018

El mejor órgano del país está en Rodeo del Medio

Es parte del Santuario de María Auxiliadora en Rodeo del Medio. Fue comprado por el general Rufino Ortega (padre), que lo donó hace 100 años.

Tiene 1.214 tubos, 2 teclados de 60 notas cada uno, un pedalero de 30 notas, 28 registros, y cinco combinaciones libres y una fija. Fue comprado hace 100 años por el general Rufino Ortega padre y donado al Santuario de María Auxiliadora, en Rodeo del Medio. Fue ejecutado por primera vez en 1909 por el sacerdote y músico Aquiles Pedrolini, fundador del Colegio Don Bosco.

En 1979, en 1994, en 2004 y también en 2014 fue restaurado totalmente, y para esta última vez 1.214 vecinos del pueblo pusieron cada uno $50 para restaurar todos los tubos. Es uno de los instrumentos de su tipo más importantes del país, un verdadero tesoro del centenario Santuario de María Auxiliadora.

El origen

Fabricado por la casa Ricardo Ibach, de Barmen (Alemania), el órgano fue encargado por el general Ortega, que por ese tiempo ya trazaba las calles de Rodeo del Medio, en conjunto con el sacerdote Pedrolini.

El terreno donde se levantó el templo y los costos de la construcción fueron solventados casi en su totalidad por Lucila Barrionuevo de Bombal, benefactora de los salesianos y propulsora de la región.

Ortega quiso aportar algo que coronara el santuario y decidió comprar el órgano, quizá pensando en las virtudes que tenía su amigo el cura Pedrolini, que era un músico talentoso, eximio ejecutor del órgano y compositor de muchas obras, que en algún momento integró alguna banda que interpretaba jazz.

Por dentro y por fuera

Algunos tubos, los visibles, son metálicos y están hechos con una aleación de estaño y plomo.

Pero ocultos hay otros de madera de abeto, roble y haya.

Algunos tubos de madera están confeccionados a partir de un tronco completo de abeto y su sonoridad es equivalente a la del contrabajo de una orquesta.

El órgano puede, de acuerdo con la tecla de registro, emitir sonidos que asemejan la voz humana, un oboe, una flauta o una trompeta (entre varios otros), y se pueden combinar.

Además, el intérprete debe leer tres pentagramas al mismo tiempo para los dos teclados y la pedalera, por lo que a los conocimientos de piano debe sumar una especialización.

El órgano es uno de los mayores orgullos de los habitantes de Rodeo del Medio.

Las pinturas del templo

El templo se distingue por las pinturas que decoran paredes y bóvedas, que son obra de Antonio Estruch Bros, catalán, nacido en 1873 y llegado a la Argentina en 1910.

Pintó el santuario, pero su especialidad fueron los vitrales. Entre los más conocidos hay algunos en Casa Rosada, en el Congreso de la Nación, en el Colón, pero los más famosos y admirados son los del Café Tortoni, de avenida de Mayo, y del Café Las Violetas, de Medrano y Rivadavia, en Capital Federal.

En el Museo de Arte de Sabadell, en Catalunya, está el cuadro que él consideraba su mejor obra. Manifestación obrera lo llamó cuando lo pintó, en 1907. Logró mostrar lo que se vivía en las calles de España en 1873, en una huelga revolucionaria.