Diario Uno > Mendoza

El intendente que se enojó con Jaque

JU­NÍN– El in­ten­den­te de Ju­nín, Ma­rio Abed, in­ti­mó ayer al go­ber­na­dor Cel­so Ja­que pa­raque se le en­tre­guen a ese Mu­ni­ci­pio las en­tra­das co­rres­pon­dien­tes que

his­tó­ri­ca­men­te re­ci­be ca­da co­mu­na pa­ra el Ac­to Cen­tral de la Ven­di­mia. Las

crí­ti­cas fue­ron di­ri­gi­das es­pe­cial­men­te a Ale­jan­dro Ca­za­bán, y ade­más se acu­só a

los mi­nis­tros de Pro­duc­ción y de In­fraes­truc­tu­ra de no ha­ber cum­pli­do con las vi­si­tas

y las reu­nio­nes pau­ta­das en ese de­par­ta­men­to.

En Ju­nín es­tán que tri­nan y el eno­jo se trans­for­mó en una car­ta do­cu­men­to que

in­gre­só ayer a la Ca­sa de Go­bier­no. Allí, el in­ten­den­te Abed le di­ce al go­ber­na­dor

Ja­que: "Por es­te me­dio lo in­ti­mo for­mal­men­te a en­tre­gar a es­ta In­ten­den­cia en­tra­das

pa­ra el Ac­to Cen­tral de la Ven­di­mia 2010, las cua­les, se­gún pa­la­bras pro­nun­cia­das

te­le­fó­ni­ca­men­te por el se­cre­ta­rio de Cul­tu­ra, Ri­car­do Sco­llo, y el mi­nis­tro de

Go­bier­no, Ma­rio Ada­ro, se en­cuen­tran en po­der del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la

Go­ber­na­ción, Ale­jan­dro Ca­za­bán, pues­to que has­ta el día de la fe­cha, y pe­se a la

cer­ca­nía del even­to, aún no nos fue­ron en­tre­ga­das a es­ta Co­mu­na, lo que im­pli­ca un

per­jui­cio pa­ra la po­bla­ción del de­par­ta­men­to por cuan­to se le im­pi­de apo­yar y

de­fen­der a su rei­na de­par­ta­men­tal".

En Ju­nín ex­pli­ca­ron ayer que, his­tó­ri­ca­men­te, la Mu­ni­ci­pa­li­dad re­ser­va­ba y

pa­ga­ba en­tre 100 y 150 en­tra­das pa­ra aten­der así sus ne­ce­si­da­des pro­to­co­la­res, y

ade­más pa­ra po­der lle­var al Frank Ro­me­ro Day a la fa­mi­lia de la rei­na de­par­ta­men­tal y

a la gen­te más cer­ca­na ala so­be­ra­na.

En declaraciones a

diariouno.com.ar Abed reiteró: "La pregunta de todos los mendocinos es: ¿dónde

están las entradas? Parece que todos los departamentos tenemos 80 entradas para el público, me

avisaron el sábado y las vine a comprar el lunes, son todas de $30. Insisto en que nosotros tenemos

gente, turistas y empresarios, nosotros aportamos a la Vendimia y resulta que no puedo invitar a

nadie al sector preferencial". Esas entradas están a la venta desde el martes en la Tesorería de la

Municipalidad de Junín.

"En 2009 recibimos 50 entradas, esos tickets se piden y se pagan cumplir con compromisos.

Nosotros tendríamos que poder ubicar a la gente en diferentes lugares, no tienen motivo para darnos

todas en un solo sector", aclaró.

Al con­sul­tár­se­le so­bre los po­si­bles mo­ti­vos que ori­gi­na­ron la no re­mi­sión de

las lo­ca­li­da­des, op­tó por su­ge­rir iró­ni­ca­men­te: "Us­te­des sa­quen sus pro­pias

con­clu­sio­nes".

En cam­bio, Abed, co­mo en­ca­be­za la in­ti­ma­ción, car­gó du­ro con­tra el mi­nis­tro de

Pro­duc­ción, Raúl Mer­cau; el de In­fraes­truc­tu­ra, Fran­cis­co Pé­rez, y el ti­tu­lar de

Irri­ga­ción, Eduar­do Fri­ge­rio, quie­nes ya han de­ja­do plan­ta­do va­rias ve­ces al

in­ten­den­te en reu­nio­nes y re­co­rri­das por el de­par­ta­men­to que es­ta­ban pau­ta­das con

an­te­rio­ri­dad en ca­rác­ter de ur­gen­tes. "Y que real­men­te son pro­ble­mas mu­cho mas gra­ves

que el de las en­tra­das", remarcó Abed.

En ma­te­ria de Ven­di­mia, Ju­nín tie­ne un par de ra­zo­nes que le in­co­mo­dan. Des­pués

de rea­li­zar la fies­ta de­par­ta­men­tal más con­cu­rri­da e im­po­nen­te de la pro­vin­cia, los

ju­ni­nen­ses co­men­za­ron a te­ner fuer­tes es­pe­ran­zas de que su rei­na elec­ta, Ta­ma­ra

Ote­ro, ten­ga bue­nas chan­ces de ob­te­ner el centro na­cio­nal. El úni­co te­mor era que el

co­lor po­lí­ti­co del go­bier­no co­mu­nal le ju­ga­ra en con­tra a la can­di­da­ta.

Otra de las ra­zo­nes pa­ra sen­tir­se in­có­mo­dos es Ma­ría Flor Des­té­fa­nis Avei­ro, la

jo­ven que re­pre­sen­ta al jus­ti­cia­lis­ta de­par­ta­men­to de San­ta Ro­sa y que tam­bién

apa­re­ce co­mo una de las fa­vo­ri­tas, pero se crió y vi­ve en el dis­tri­to ju­ni­nen­se La

Co­lo­nia.

"No pue­de es­tar re­pre­sen­tan­do a San­ta Ro­sa", di­cen, pe­se a que to­da la fa­mi­lia

de Ma­ría Flor es de La Dor­mi­da y na­die pue­de dis­cu­tir sus raí­ces san­ta­rro­si­nas.