Mendoza Martes, 17 de julio de 2018

El dolor de los scouts: "Él hacía millones de cosas y ayudaba a quien podía"

Amigos y familiares de Nicolás Demel siguen buscando a quien causó el accidente de su muerte en Guaymallén, el último sábado.

"Él hacía millones de cosas, trabajaba en una casa de electricidad, aparte estaba en el voluntariado de los scouts, también tenía un delivery familiar y ayudaba a quien podía", contó Mario Gómez Zalazar (53) sobre su amigo Nicolás Demel (44), quien murió el sábado por la noche cuando su auto cayó del puente de Elpidio González sobre Acceso Este luego de que otro vehículo lo impactara y se fugara.

Nicolás era parte del grupo de socuts San Leonardo Murialdo de Guaymallén. Estaba casado con Andrea y tenían dos hijos, Gerónimo, de 17 años, y Guadalupe, de 13. En la noche del accidente, Nicolás había salido a hacer un reparto y lo acompañó Gerónimo, quien sólo sufrió algunas heridas leves.

Ahora, tanto su familia como los scouts buscan al conductor de un auto gris sin el guardabarros trasero izquierdo -le falta toda la pieza, incluida la tapa de carga de la nafta-, quien le ocasionó la muerte a Nicolás.

Mario Gómez es integrante del grupo de scout al que también iban Nicolás Demel y sus hijos desde hace 10 años. Ambos eran educadores de los chicos más grandes. "Compartimos un montón de tiempo, nos capacitamos para ser formadores, Nicolás entró a los scouts como papá, empezó llevando a sus chicos, le gustó, se enganchó y empezó a trabajar. Tenía una familia y una mujer hermosa que siempre lo acompañaban", contó Mario.

"Él era una persona bondadosa, alegre, de corazón muy noble, nosotros educamos en valores y nuestro fin es tener ciudadanos comprometidos con la sociedad, él era un hombre totalmente solidario", definió Mario a su amigo y compañero.

Contó que Nicolás era una persona que había brindado tanto a tantos ambientes diferentes que en el velorio hubo desde jueces hasta gente de la calle.

"Él en Navidad se disfrazaba de Papá Noel y les repartía golosinas a todos los chicos de su barrio. Uno no entendía ni cómo lo hacía ni por qué. Él tenía un gran amigo que tiene un mayorista de golosinas y se endeudaba con su amigo, sacaba las golosinas y salía a repartirlas", recordó Mario.

Dejanos tu comentario