Mendoza Domingo, 7 de enero de 2018

Cornejo ahorró en 2 años más de $1.000 millones

UNO accedió a un informe sobre la reducción de funcionarios, de las jubilaciones y de la optimización del recurso que se hizo entre 2016 y 2017.

Hace un mes el presidente Mauricio Macri deslizó su idea de reducir un 20% los cargos políticos, recortando unos 600 funcionarios de su planta para achicar el déficit e indirectamente mandó a los gobernadores a hacer la tarea en casa. Esta semana se conoció un informe con el que Alfredo Cornejo pretende demostrar que no sólo María Eugenia Vidal es buena alumna, sino que él ya se había anticipado con los deberes. Según los datos oficiales, entre el recorte de ministerios que planteó desde que llegó a Casa de Gobierno, la reducción de su sueldo, al que están atados los de ministros y demás funcionarios de alto rango, la política de jubilación anticipada y una optimización de recursos en el Ministerio de Seguridad, el Estado se ahorró en dos años $1.043.500.000, una cifra nada despreciable si se tiene en cuenta que este año se destinarán unos $900.000.000 a refaccionar la maternidad del hospital Lagomaggiore y refuncionalizar los hospitales Schestakow, de San Rafael, y Tagarelli, de San Carlos. Faltaban pocas horas para la asunción del gobierno cornejista cuando trascendió a la prensa que el ex intendente de Godoy Cruz planeaba reducir los 14 ministerios que heredaba a sólo 5 y con ellos bajaría también el personal que se movía alrededor de cada ministro, pero el recorte no se quedaría allí. A seis días de haberse sentado en el sillón de San Martín, allá por diciembre del 2015, cuando decenas de miles de empleados públicos pensaban cómo hacer para pasar las fiestas si es que el Estado volvía a demorarse en el pago de sus sueldos, Cornejo decidió que la medida mejor vista era ajustarse el propio cinturón. Así eliminó de su remuneración los ítems de antigüedad y título, lo que suponía el 20% de su haber, y a su vez generaba el mismo ahorro en los salarios de la vicegobernadora, ministros, secretarios y subsecretarios que están atados a aquella suma ya que se calculan como un porcentaje de ella.

"En noviembre del 2015 había una planta de 426 funcionarios para cuyos sueldos el Estado destinaba poco más de $21.000.000. Con la idea de reducir los gastos públicos, en marzo del 2016 se decidió congelar la planta de personal y reordenar los recursos humanos, lo que nos permitió cerrar el 2017 con 305 funcionarios. Esa reducción de 121 cargos y el recorte de sueldos a funcionarios supuso un ahorro para las arcas públicas de $100.100.000 al año, es decir que en el balance de ambos años de gestión sólo en estos rubros se economizaron $200.200.000", estimó Ulpiano Suarez, subsecretario de Gestión Pública y Modernización del Estado.De esos 121 cargos, 46 pertenecían a la ex Secretaría Legal y Técnica y 30 al Ministerio de Seguridad. Se jubilaron y no se repusieronFiel al estilo que fue macerando desde que fue intendente de Godoy Cruz, Cornejo se propuso en 2016 reducir la planta de empleados públicos. Para ello acortó los plazos de jubilación para quienes tuvieran la edad tope y también sus aportes hechos y lanzó una moratoria de jubilación anticipada para aquellos empleados a los que les faltasen aportes. Claro está, la clave era no reponer a los trabajadores que se jubilaban. "Había mucha gente que tenía la edad para jubilarse y no había sido intimada y otros que tras jubilarse seguían trabajando en el Estado. Con la reforma de la ley se logró acortar de 12 a 6 meses el plazo para que el empleado hiciese los trámites jubilatorios. Sólo con eso se consiguió que en el 2016 se jubilaran 1.728 empleados y en 2017 lo hicieran 1.921. Sólo en esos haberes se produjo un ahorro de $750.000.000. La previsibilidad del sistema nos lleva a pensar que en el 2018 se podrán jubilar otros 1.300 empleados", calculó Suarez.En materia jubilatoria, a esos pasivos se suman aquellos que se plegaron a la moratoria. Entre 2016 y 2017 fueron 400 los empleados que lo hicieron, varios de los cuales tenían en promedio unos 15 años de aportes. "Para pagar su deuda el Estado aportó entre $8.500 y $8.700 mensuales, mientras que en actividad cada uno percibía unos $23.000", acotaron desde el Gobierno. Despilfarro en SeguridadEl 4 de junio del año pasado Diario UNO publicó una investigación de la Inspección General de Seguridad que había detectado una banda de 8 policías, liderados por dos hermanos, comisario y subcomisario, sospechosos de robar combustible.A juzgar por los registros de esa área que se reflejan en el informe oficial, el robo y el despilfarro no era menor. De los 4.300.000 litros que consumieron los móviles policiales en el 2015 se pasó a 3.000.000 en el 2016 y a 3.600.000 el año pasado, pese a que la flota casi se duplicó en esos años: pasó de tener 660 movilidades a 1.200 en 2017. Sólo en ese rubro el ahorro de ambos años sumó la nada despreciable suma de $40.000.000.Pero no sólo se demostró que se gastaba de más en combustible, también se redujo la planta de personal de jerarquía. El recorte llegó hasta el máximo escalafón de la policía, el rango de comisario general. Por retiros o sanciones se redujeron 30 cargos de esos comisarios, que mensualmente percibían un sueldo de $60.000, lo que suma un haber anual -incluido el aguinaldo- de $780.000. Esos 30 uniformados percibían entonces $23.400.000, por lo que con su salida de la planta estatal en dos años se hubiese destinado a esas remuneraciones $46.800.000 que el Estado no pagó. El bono no es para todosDespués de anunciar la decisión de pagar un bono de fin de año a modo de compensación por la diferencia entre la paritaria y la inflación para todos los estatales, en la administración de Cornejo pusieron freno de mano y advirtieron de que ese beneficio no sería generalizado. El cálculo de impacto no era menor. No abonarlo a 366 funcionarios, varios fuera de categoría como son los de Fiscalía de Estado, por ejemplo, a 86 legisladores y a 484 funcionarios judiciales, 936 personas en total, significó un ahorro de $6.500.000.

Dejanos tu comentario