Mendoza Lunes, 3 de diciembre de 2018

"Al quinto o sexto día abrió los ojos": la emotiva historia de un niño que estuvo en coma

Antonio Partucci (4) cayó a una pileta en la zona industrial de La Consulta y estuvo grave en el hospital Nott. Cómo lo vivió su familia

Antonio Partucci tiene 4 años y un gran futuro. Quién sabe qué hará de su vida este niño sancarlino que pasó por momentos complicados y después de estar siete días en la terapia intensiva del hospital Humberto Notti, se recuperó. El pequeño, hijo de Andrea Micames (35), podóloga, y de Ariel Partucci (38), empleado municipal y peluquero, y además, tiene una hermana, Emilia (7), el domingo 18 de noviembre cayó a una pileta de la zona industrial de La Consulta, San Carlos, y quedó en grave estado.

La madre del niño, Andrea, contó con entereza lo sucedido: "El domingo 18 de noviembre a las 14 o 15 estábamos por comer un asado con unos amigos y mis nenes estaban jugando en un escaloncito de la pileta, que es la parte panda. Yo les decía que podían jugar un ratito más porque estábamos por comer.

Mi amigo tiene su trabajo ahí y han hecho como un minicamping", comenzó diciendo.

Siguió su relato: "Le dije a mi marido: 'Andá a buscarme una ropa, porque los niños seguramente se van a mojar'. Salió a buscarme la ropa, yo seguía cerca de la mesa, estábamos muy cerca de la pileta y de ahí mirábamos a los niños. En un momento mi hija me dijo algo que no recuerdo, la miré y como que me distraje, me di vuelta para buscar un mantel para poner la mesa y sentí los gritos de mi amiga Natalia y de mi amigo Cristian. Él se tiró a la pileta y lo sacó. Mi amiga Natalia se le tiró encima y le hizo RCP (reanimación cardiopulmonar) en el acto. Eso le ayudó mucho, todos los médicos dicen lo mismo. Reaccionó rápidamente y lo reanimó un poco porque seguía desvanecido".

Contó como siguió el periplo de Toni. "Lo llevamos al hospital de Eugenio Bustos (el Tagarelli), donde también lo reanimaron con oxígeno, lo pellizcaron, gritó y lloró", dijo.

La familia Partucci pasó momentos muy difíciles. "El nene estaba grave, llegó mi hermano, que es policía, e hizo una movilización policial para cortar las calles y para que fuéramos de manera directa porque en un principio íbamos a ir a Tunuyán y en un helicóptero íbamos a llegar al Notti y no sé qué pasó con eso. El doctor lo llevó en ambulancia porque no podía esperar ni un minuto", explicó.

"Llegó directo a terapia. Estaba grave. Lo intubaron, estaba dormido y a los días despertó. Ellos me decían que esperaban que en un mes o más se podía despertar, pero no me aseguraban nada", señaló con angustia.

Pero Dios lo ayudó. "Al quinto o sexto día abrió los ojos y con el tubo en su boca lo primero que dijo fue 'papi', porque lo vio a mi marido que estaba al lado de él. Empezó a despertar, le empezaron a sacar cosas que tenía, como los cables, uno en la vena aorta, donde tenía el catéter por donde pasaba toda la medicación. Todavía tiene machucada la entrepierna, que es donde tiene la vena principal del cuerpo, donde iba toda la droga que le colocaban", dijo.

"La pileta no era tan honda, era una familiar, de cemento. Mi nena sabe flotar, pero él no sabe nadar. La Consulta es un pueblo muy chico y todos sabían lo que le pasó, hasta dos radios estaban comunicando permanentemente lo que pasaba y ya les agradeceré", señaló.

Antonio está muy bien: "Ahora Antonio tiene que hacer vida normal, cuando nos pasaron a sala común lo derivaron al Fleming, estuvo 2 noches ahí. Lo vieron un neurólogo, fonoaudiólogo, kinesiólogo, médico clínico y le hicieron un electro, una ecografía del corazón y todo salió bien. No tiene que tomar ninguna medicación, sólo debe ir a la neuróloga y le harán una resonancia".

Aprovechó para agradecer la buena atención recibida. "La atención fue excelente, fue muy buena en los dos hospitales (lo remarcó varias veces). Vimos más de siete médicos en la terapia del Notti. Fue impresionante, hasta uno de ellos nos hizo un croquis para saber todos los escaloncitos que teníamos que pasar para que él estuviera bien", reveló.

Por último le contó a la gente la experiencia que vivió. "Les recomiendo a los padres que estén siempre atentos. No es que me culpe, pero no hay que distraerse con nada y sólo hay que mirarlos a ellos, son muy chiquitos. Hablé con el padrino de mi hijo -es profesor de gimnasia- y me dijo que los niños deben aprender a nadar y nunca deben entrar al agua sin salvavidas. Como son chicos, pueden correr ese riesgo".

Más noticias