Mendoza Jueves, 9 de agosto de 2018

Abuso: En Murialdo sumaron cámaras y personal auxiliar

Por el caso de abuso sexual de una nena de 4 años, la Justicia investiga a la institución religiosa de Villa Nueva

El Instituto Leonardo Murialdo anunció, en una reunión de padres, que las clases de jardín de 4 y 5 años no comenzarán por ahora, ya que el lugar está siendo investigado tras la denuncia que hicieron los padres de una niña de 4 años de que su hija fue abusada la semana pasada en la institución religiosa de Villa Nueva.

Como para darle mayor seguridad al lugar, los directivos anunciaron que se agregaron 5 cámaras más de seguridad a las 30 existentes y 4 auxiliares (con título docente) que ayudarán a las maestras de ese grupo etario, a controlar los espacios y el movimiento de los chicos en la zona donde se encuentran los pequeños de 4 y 5 años en los turnos mañana y tarde.

Los directivos del colegio citaron a los padres de Nivel Inicial con el fin de informarles que están trabajando para brindar todos los detalles que necesite la fiscal de Delitos Sexuales Cecilia Bignert, para esclarecer el caso que tiene a toda la comunidad de Murialdo preocupada y hasta sorprendida por lo sucedido.

Se organizaron tres reuniones, en diferentes horarios, con la finalidad de poder darles alternativa horaria a los papás de los chicos.

Estuvieron docentes, celadores, personal del equipo pedagógico, directivos y Jorge Carreras, conocido como padre Lalo, el representante legal de la institución.

"Todos se mostraron predispuestos a ayudar para que esto se esclarezca, y estamos seguros que desde un primer momento se abrieron las puertas para que la Justicia avanzara. Están todos muy dolidos y tristes, y hasta la directora en un momento se quebró y lloró por lo que está sucediendo", explicó uno de los de padres presentes en el colegio que ahora está en la mira de la Justicia.

Añadieron que los directivos trataron de llevarles tranquilidad a los padres y que no dieron detalles de la causa por estar bajo secreto de sumario. "Las cámaras de seguridad nuevas que han puesto no están autorizadas por la fiscalía, por eso tampoco se puede dar clases", explicaron los papás, que actuaron con calma y destacaron la seguridad que brinda la institución y la calidad del servicio educativo que presta.

La Justicia investiga cómo fue el hecho que tiene como principal sospechoso imputado a un celador de 48 años que trabaja en tareas de limpieza. El abuso habría ocurrido en el baño de los jardines de la institución, aunque todavía la causa está en plena investigación.

Todo comenzó cuando la madre de la pequeña relató que en las últimas horas del jueves pasado se disponía a cambiar a su hija y notó que le faltaba la bombacha. Al consultarle, la menor le dijo que cuando estaba en uno de los baños del colegio fue abordada por un hombre que la tocó en sus partes íntimas.

Entre los detalles más importantes, figura que la niña detalló la vestimenta del agresor sexual y todo indica que fue uno de los celadores. "No pudo establecer la identidad del abusador, pero sí sus características físicas", explicó una pesquisa policial. La niña fue derivada al hospital Notti, donde una pericia médica indicó que tendría lesiones físicas en sus partes íntimas producidas por uno de los dedos del acusado.

Un día cualquiera

Ayer al mediodía, en la puerta del instituto Murialdo los estudiantes del secundario y primario entraban y salían de la institución con total normalidad, mientras un grupo de padres esperaban en la vereda la reunión con los directivos para informar las novedades del caso que conmociona a gran parte de la comunidad mendocina.

"Mi hija Isabella es compañerita de la nena supuestamente abusada; la verdad es que no lo podemos creer, porque el hombre sospechado hacía mucho que trabajaba acá y todos lo quieren. Lo único que queremos es que se esclarezca el tema por el bien de la nena y su familia, que tienen que sufrir esto", comentó Juan Pablo Romero, que además de Isabella tiene dos hijos más que concurren al instituto.

Dejanos tu comentario