Diario Uno Espectáculos Roger Waters
Durísimo

Roger Waters dijo que Zuckerberg es un "idiota poderoso"

Roger Waters le pegó muy duro a Mark Zuckerberg y lo calificó como "uno de los idiotas más poderosos del mundo". Quería usar uno de sus temas

(Editado por Pablo González) Roger Waters le pegó muy duro a Mark Zuckerberg y lo calificó como "uno de los idiotas más poderosos del mundo". Ofuscado y enojado porque el creador de Facebook le mandó una oferta para utilizar uno de sus temas, uno de los fundadores del mítico grupo de rock Pink Floyd, le respondió en muy duros términos, desechando, obviamente, la jugosa oferta que le hizo.

Another Brick in the Wall (Part 2) - Pink Floyd

Se sabe que Roger Waters, además de ser un excelso músico y autor, se ha convertido en una personalidad muy contestaria y ayuda y apoya a muchas causas nobles en todo el mundo. Además es muy crítico del sistema capitalista que gobierna al mundo.

Seguir leyendo

La historia comenzó cuando Mark Zuckerberg le mandó una carta con una enorme cantidad de dinero a Roger Waters porque pretendía utilizar una de sus aclamadas canciones "Another Brick in the Wall, Part 2" (Otro ladrillo en la pared, parte 2). La idea del creador y dueño de Facebook era promocionar Instagram.

Sin embargo en vez de seducir o al menos que lo piense, logró el efecto contrario porque el cofundado de Pink Floyd le respondió que: ¡Vete a la mierda! ¡De ninguna manera!' Esta respuesta fue durante un foro en apoyo de Julian Assange, fundador de WikiLeaks.

Pero lo negativa no se quedó ahí ya que Waters profundizó su rechazo al catalogarlo como "uno de los idiotas más poderosos del mundo". La leyenda del rock fundamentó su respuesta al decir que el objetivo de la nueva producción es "hacer que Facebook e Instagram sean aún más grandes y poderosos de lo que ya son" para poder seguir censurando a todo el mundo y "evitar que la historia sobre Julian Assange llegue al público en general".

Julian Assange, de 49 años, está acusado de cargos por espionaje y piratería informática por la publicación desde el 2010 de cientos de miles de páginas de documentos militares secretos y cables diplomáticos sobre las actividades de EE.UU. en las guerras en Irak y Afganistán, que fueron difundidos por su portal de filtraciones WikiLeaks. Actualmente se encuentra preso en una cárcel en el Reino Unido.