Editorial Jueves, 16 de agosto de 2018

Son alumnos mendocinos

Los días de paro en los colegios de la UNCuyo suman este año casi un mes. ¿Los alumnos, sin derechos?

Los alumnos de los colegios secundarios de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo) cumplirán este viernes 29 días sin clases a raíz de los distintos paros realizados en lo que va del año por la federación de gremios universitarios (Fadiunc).

Así, será casi un mes sin que el Estado haga cumplir el derecho constitucional de los adolescentes de recibir instrucción pública.

Se trata de un Estado que, al parecer, da por sentado que los gremios tienen más derechos que los estudiantes.

En la práctica es una situación escandalosa que se viene repitiendo desde hace años en Mendoza. Y que no va a cambiar hasta que la sociedad ejerza la presión social que le corresponde por ser la que mantiene el sistema educativo con el pago de sus impuestos.

Los gremios hacen paros a destajo. Saben que pueden zafar de los descuentos de los días no trabajados. Y los funcionarios de la UNCuyo se hacen los desentendidos aduciendo que ellos no tienen nada que ver porque los sueldos los paga el Ministerio de Educación de la Nación.

Es políticamente preocupante que se haya convertido en un hábito que la figura del rector de turno se resista a actuar en favor de los alumnos.

Esto es atribuible a que las universidades nacionales son una corporación donde sus autoridades, que además son profesores, prefieren muchas veces no malquistarse con sus pares en lugar de estar a favor de los alumnos.

Y mucho más si los estudiantes de los que hablamos son chicos de entre 13 y 17 años, que necesitan imperiosamente que el Estado los defienda, algo que con cierta demora han comenzado a hacer los Padres Autoconvocados de los colegios de la UNCuyo, alarmados porque sus hijos han sido privados de un derecho básico.

No es cierto que un rector no pueda hacer nada. Un rector -en este caso el reelegido Daniel Pizzi- es un actor político esencial para negociar y dialogar, y para interceder ante los gremios y ante el Ejecutivo nacional a fin de que los paros no sean la única forma de protestar.

Referente. El rector de la UNCuyo, Daniel Pizzi.
Referente. El rector de la UNCuyo, Daniel Pizzi.

Los docentes tienen sus razones para estar en disconformidad con sus salarios. Pero los derechos de los alumnos poseen muchas más argumentaciones y más fuerza legal, porque ellos no pueden parar para que sus profesores vuelvan.