Economia Jueves, 16 de agosto de 2018

La vitivinicultura cree que perderá unos 60 millones de dólares

Se debe a la reducción de los reintegros a las exportaciones dispuesta por el presidente Macri.

La industria vitivinícola mostró un fuerte rechazo a la reducción de los reintegros a las exportaciones, medida anunciada por el Gobierno nacional en pos de lograr un ahorro fiscal.

Desde Bodegas de Argentina, la cámara empresarial que nuclea a la mayoría de las principales bodegas del país, emitieron un comunicado considerando que "este cambio en las reglas impositivas resultaría injusto: los reintegros no son un subsidio al sector, sino que son la devolución equitativa de impuestos indirectos sobre productos que se exportan".

Agregó que "se reduciría la competitividad de los vinos argentinos en el mundo, ya que los otros grandes países exportadores, como Chile, Australia, Francia, España, Nueva Zelanda e Italia, subsidian la promoción internacional con recursos públicos que van entre 20 y 200 millones de dólares por año por país".

Siguiendo la misma línea, la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas (Acovi) expresó que "las medidas anunciadas generan incertidumbre en las economías regionales y en la vitivinicultura en particular. La decisión no trae previsibilidad ni tranquilidad porque ha sido inconsulta y de alguna manera cambia las reglas del juego".

Walter Bressia, presidente de Bodegas de Argentina, manifestó que "si bien todavía no hay un anuncio oficial, de aplicar alguna medida, ya sea disminución de reintegros o eliminación, el sector lo va a sentir mucho, porque la compensación con el dólar más alto es algo que se absorbe rápidamente con la inflación interna que tenemos".

Walter Bressia y el gobernador Alfredo Cornejo.
Walter Bressia y el gobernador Alfredo Cornejo.

"Las herramientas con las que hemos venido trabajando, y con las cuales se han hecho propuestas al exterior, tratando de ser más competitivos y bajando los precios de exportación para recuperar mercado, con una medida de este tipo, que ha sido inconsulta, nos deja muy preocupados", agregó.

Esta decisión sorpresiva del Gobierno afecta a los empresarios que ya habían colocado sus vinos en el exterior calculando el reintegro que recibirían y que ahora se verá eliminado o reducido, tal como lo explicó el bodeguero. "Las listas al exterior, en la mayoría de los casos y con el afán de recuperar los mercados, ya se enviaron teniendo en cuenta en el costo el reintegro, y ahora esto complica el panorama", alertó.

Los insumos significan un costo muy importante en el proceso de elaboración, y Bressia sostuvo que "la mayoría de los productos que se usan en nuestra actividad están dolarizados y acompañando al euro, porque los corchos, por ejemplo, vienen de Europa".

Sobre lo que perdería la industria del vino, dijo que "habíamos empezado a recuperar mercado y nos encontramos con esta novedad. Nosotros venimos cayendo en las exportaciones en el 8% anual y nos daba la pauta de que podíamos empezar a recuperarnos, pero con esto prácticamente vuelve todo a foja cero".

Unos 60 millones de dólares es lo que dejarían de recibir por reintegros este año, ya que estimaban llegar a los 1.000 millones de dólares en exportaciones. "Para el Gobierno no es nada, no soluciona el déficit fiscal con eso, pero para la industria vitivinícola es mucha plata", remarcó Bressia.

"Este reintegro es una compensación de los impuestos internos que pagábamos, no es un subsidio", aclaró el presidente de Bodegas de Argentina.

Por ahora, el sector vitivinícola no ha recibido una comunicación oficial sobre cuánto será la disminución de este reintegro a las exportaciones o si se eliminará por completo, y es lo que los tiene expectantes a los empresarios, con un panorama poco alentador.