Economia Martes, 14 de agosto de 2018

"El objetivo es que no haya más Lebac a fines de año"

El presidente del Banco Central, Luis Caputo, dijo que acordaron con el FMI las nuevas medidas financieras del país.

"Licitaremos U$S500 millones y pasado, si lo demandan, otros U$S500 millones, o U$S700 millones", afirmó el presidente del Banco Central, Luis Caputo, en un intento por frenar la escalada del dólar, que cerró cerca de los $31.

Caputo dijo también que "el objetivo es que para fines de año no haya más Lebac en el mercado".

"La idea es darles las mismas oportunidades a todos, no sólo al tenedor de Lebac. El que quiere comprar dólares tendrá las licitaciones, y no sólo mañana. Mañana licitaremos U$S500 millones, y pasado, si lo demandan, otros U$S500 millones, o U$S700 millones", dijo Caputo en un encuentro con periodistas.

Así, en una jornada convulsionada en la que el dólar amagó terminar a $31, el presidente del Banco Central buscó salir a frenar la corrida con todas las herramientas a su disposición, en especial las reservas.

Además, defendió la decisión de ir eliminando las Lebac y sostuvo que "no es un canje compulsivo pero reduciremos el stock mes a mes para sacar todas las Lebac a fin de año".

"¿Para qué dilatar algo que el mercado ya estaba esperando? Terminar con las Lebac es un paradigma, es un cambio fundamental en el sistema financiero", aseguró.

Caputo dijo que el stock de Lebac que no están en manos de los bancos representa unos $500.000 millones, de los cuales unos $100.000 millones están en manos del sector público.

El resto se divide en fondos comunes de inversión, empresas, minoristas y no residentes.

"Cada uno de esos podrá hacer lo que quiera", aseguró el funcionario.

Dijo que "no financiamos más al Tesoro y no recortamos Lebac, la base están controlada. El único canal de expansión son los intereses de la Lebac. Por eso los bajamos en una medida que no sólo es fundamental para la política monetaria, sino para ser más efectivos para controlar la inflación".

El jefe del BCRA dijo contar con el aval del FMI para usar reservas en intervenir sobre la plaza cambiaria, aunque reiteró que eso solo se hará "cuando haya movimientos disruptivos de mercado" o cuando sea necesario para evitar "saltos en los agregados monetarios", en relación a los pesos que quedarán liberados a plaza en las próximas licitaciones de Lebac hasta fin de año.

"El esquema de cancelación de las Lebac está pensando para no afectar decisiones de inversión pasadas. Los bancos podrán tomar Letras de Liquidez (Leliq) o Notas del Banco Central (Nobac) a un año o más y mantener la relación", señaló.

Dijo que el resto de los inversores "deberá buscar alternativas: les daremos la opción de pasar a dólares o podrán suscribir Letras del Tesoro (Letes) en pesos o migrar a plazos fijos, si quieren mantenerse en pesos".

"Tenemos aval del FMI para cancelar Lebac con reservas. Saben que, al hacerlo, estamos teniendo además ganancias importantes, porque, de última, vendemos a $30 lo que compramos a $15 o $16. La subasta de mañana está relacionada con eso", indicó.

Dijo que el FMI "coincide con nosotros en que esa deuda causó problemas y que el pago de sus intereses es la fuente del único factor de expansión monetaria que queda".

Explicó que venían "hablando con el FMI la cancelación de Lebac con reservas y pensábamos hacerlo desde septiembre. Decidimos hacerlo ahora porque se filtró la novedad. ¿Para qué dilatar algo que el mercado estaba esperando? Además, porque terminar con las Lebac será un cambio fundacional". Y agregó: "Terminar con las Lebac en manos de privados y entidades no bancarias nos permitirá ganar eficacia en el manejo de la política monetaria. Hay instrumentos que se habían vuelto estériles para la lucha contra la inflación por las distorsiones que genera tener una deuda en pesos con capacidad de expandir en forma dramáticas los agregados monetarios".

Caputo dijo que "si hay algo que no tiene sentido es permitirle a cualquier persona mantener una cuenta remunerada en el Banco Central. Nuestra relación tiene que ser con los bancos. Para nosotros es clave terminar con las Lebac. Nos facilitará mucho no solo la ejecución de política monetaria sino también la efectividad en el control de la inflación".

Explicó que el "mecanismo de intervención cambiaria será a través de licitaciones, como ya hicimos y hacen otros bancos centrales y no el de intervenciones esporádicas decididas desde la mesa de dinero: la idea es dar transparencia al mercado. En principio, estarán muy relacionadas con las licitaciones de Lebac toda vez que estaremos liberando pesos al mercado. Pero también haremos subastas si leemos movimientos disruptivos en el mercado de cambios".

Dijo que la política "fue y es la de flotación cambiaria. En circunstancias como las de estos días muestra que es muy útil para evitar impacto pleno de shock externos. Pero actuaremos de ser necesario para evitar volatilidades porque necesitamos recuperar estabilidad financiera".

"Una de las razones que impulsó la tasa de riesgo país son las lecturas erróneas que se hicieron del acuerdo con el FMI. Por ejemplo, se tomó como meta un objetivo que se había propuesto el propio Gobierno, que era el de sanear el balance del BCRA recomprándoles las Letras Intransferibles", indicó.

Dijo que "eso hacía que algunos analistas crean que a las necesidades netas de financiamiento por US$8.000 millones para 2019 había que sumar los US$15.000 millones que se pensaban comprar de estas letras. Por eso suspendimos este programa que se aplicará cuando el Gobierno recupere acceso al financiamiento en condiciones que lo justifiquen".