Juegos Olímpicos - Juegos Olímpicos Juegos Olímpicos
domingo 21 de agosto de 2016

Macarena Sans, un verdadero símbolo de La Garra

La mendocina tuvo una destacada actuación en los Juegos de Río de Janeiro, en los que integró la selección femenina de balonmano. "Pudimos jugar de igual a igual con los mejores", afirmó.


Juan Pablo García

garcia.juanpablo@diariouno.net.ar

Hace unos días estaba en Río compitiendo contra las mejores del mundo y este sábado disfrutaba de una tarde fría en familia, viendo a sus hermanas jugando al hockey. La simplicidad de Macarena Sans contrasta con la enorme personalidad que mostró dentro de la cancha en la máxima cita deportiva.

"Estar en los Juegos Olímpicos era un objetivo que tenía desde chica. Es lo más grande que puede lograr un deportista, y por eso lo disfruté al máximo. Trabajamos mucho para llegar ahí", cuenta la jugadora de Regatas, que con sólo 19 años fue una de las más jóvenes del balonmano olímpico femenino.

La selección femenina de balonmano jugó por primera vez en los Juegos Olímpicos y perdió los cinco partidos que jugó, pero igual el balance es más que positivo: "Jugamos contra las mejores del mundo. Es como clasificar a la segunda ronda de un Mundial, que es algo que nunca se hizo. Sabíamos que todos los partidos eran durísimos y aunque no dimos el batacazo, pudimos jugar de igual a igual con los mejores. Por eso estamos conformes".

En cuanto a lo personal, la mendocina dijo: "Mi objetivo era dar todo en el tiempo que me tocara jugar y por suerte pude jugar mucho, ayudar al equipo y terminar sin lesiones, a pesar de la exigencia".

Bastaba ver a Maca encarando a rivales que la superaban ampliamente en tamaño y edad. Sobre el tema expresó: "La diferencia está en el físico y la experiencia. Ellas compiten en las mejores ligas del mundo y por eso el objetivo es que haya más chicas que vayan a jugar al exterior. Hay algunas posibilidades de que me vaya pero todavía nada concreto", señaló.

Respecto del futuro de La Garra después de su primera experiencia olímpica, Sans es muy optimista: "Hay algunas jugadoras que se retiraron de la selección con este torneo y seguramente subirán muchas chicas que en juniors han tenido buenas campañas. Se puede armar un buen equipo". En cuanto a las chances de clasificar a Tokio 2020, fue realista y dijo: "El problema es que América tiene una sola plaza y Brasil es una potencia. Fueron campeonas del mundo hace tres años. De todas maneras nuestro objetivo tiene que ser ganarles en los Juegos Panamericanos de Lima, en 2019. Hay que trabajar para eso".

Feliz por haber compartido la experiencia con toda su familia, Macarena tuvo el privilegio de vivir "la inauguración, que fue espectacular", disfrutar de la villa olímpica y también de ir a ver otros deportes: "Manu Ginóbili es mi ídolo y fuimos a varios partidos de básquet. El que le ganaron a Brasil fue increíble, para colmo con todos los brasileños en contra, como en todos los partidos que jugamos".

Para el cierre, la joven gladiadora adelantó su proyecto de "hacer un encuentro infantil a beneficio" y su esperanza de que "a partir de la exposición que tuvo en estos Juegos Olímpicos el balonmano pueda crecer a nivel local y nacional. Hay que trabajar para aprovecharlo".

Fuente:

Dejanos tu comentario