Policiales Martes, 18 de septiembre de 2018

Su sobrina de 13 años lo denunció por abuso sexual pero luego lo desmintió y quedó libre

Un juez rechazó la prisión preventiva del acusado, quien tiene 27 años. También está investigado en dos causas por violencia de género.

Un joven de 13 años que había señalado a un tío como autor de un abuso sexual cambió radicalmente su declaración y el sospechoso, de 27 años, recuperó su libertad por orden de un juez este martes.

La investigación se inició hace casi dos meses, cuando la víctima le comentó a sus compañeras del colegio que cuando tenía 4 años había sido vejada por su tío. La conversación fue oída por una docente y se radicó la denuncia.

Según comentaron fuentes ligadas al expediente, en un principio había indicios para detener al sospechoso. Es así que el joven fue aprehendido. La fiscal Virginia Rumbo lo imputó por abuso sexual con acceso carnal y lo dejó detenido.

Este martes se realizó una audiencia ante el juez Marcos Pereira donde la investigadora de Delitos Sexuales solicitó la prisión preventiva. Por el contrario, el codefensor oficial Osvaldo Stroppiana reclamó que recupere su libertad. El juez le terminó dando la razón a este último.

Una prueba fue clave: la declaración de la víctima en cámara Gesell. La menor desmintió los hechos diciendo que en realidad se había inspirado en casos de violación que había visto en la televisión con el fin de que el sospechoso abandonara la casa porque estaba en desacuerdo con la forma en que vivía con su pareja. Incluso en algunos pasajes de su relato lo confundió con el hermano del acusado.

Incluso se solicitó un informe al Hospital Notti donde la menor fue asistida cuando tenía 4 años porque le dijo a su madre que se había golpeado en la zona genital con un palo. Desde el nosocomio indicaron que en esa ocasión no se activó el protocolo de abordaje para casos de abuso sexual infantil.

Todo estos elementos, sumado a que para el juez Pereira no hay riesgo de entorpecimiento de la investigación por parte del imputado, desembocaron en el rechazo de la prisión preventiva. Sin embargo, dispuso una prohibición de acercamiento a la denunciante y a su entorno.

De todas formas, el joven deberá responder en otras dos denuncias que tiene en su contra por violencia de género. Una de ellas ocurrió el 25 de julio pasado en el barrio Amigorena de Las Heras, cuando su cuñada le avisó a personal policial que estaba golpeando a su pareja, quien presentaba hematomas en el rostro.