Paginasolidaria Domingo, 26 de agosto de 2018

Dueños de un sueño

En el barrio Nueva Esperanza en Guaymallén funciona la escuela de fútbol Los Pumitas, una iniciativa para imitar

Pensar el deporte como una forma de llegar a los niños, como una actividad que enriquece el cuerpo pero fundamentalmente el espíritu, eso hicieron los hermanos Enzo y José Vega. Ambos fueron jugadores de fútbol y decidieron trasladar todo lo que saben y lo que aprendieron a los niños de Bermejo.

De esta forma comenzaron hace unos años con la escuela de fútbol Los Pumitas en el barrio Nueva Esperanza en Guaymallén.

Anteriormente ese era el único barrio en la zona, pero en los últimos años la población ha ido creciendo y hoy hay muchos más niños que viven allí. En el corazón de esas barriadas se encuentra el único espacio verde en común, que es donde funciona la escuela de fútbol y donde los pequeños se reúnen para jugar.

"Actualmente tenemos 40 niños y cuando llega el tiempo más cálido llegamos a tener 80. Incluso hemos llegado a tener hasta 100 chicos", comentó Enzo Vega.

El motor de la escuela es el entusiasmo de quienes la integran, junto con los sueños de los pequeños y de quienes la formaron. Ellos saben que lo último que pueden perder son sus sueños, y trabajan a diario para que los pumitas puedan alcanzarlos.

"Trabajamos con ganas, pero a pulmón. No tenemos ningún tipo de colaboración, sólo nos manejamos con la plata que podemos recaudar de algún tipo de evento que organizamos nosotros, lo que nos limita en cuanto a la participación en algunos torneos, pero los chicos no pueden, no tienen", afirmó José Vega.

Más allá del deporte, en Los Pumitas saben que no sólo se trata de fútbol, sino que allí les brindan contención, asesoramiento y cuidado a los niños. Tratan de inculcarles ciertos valores de vida y de dejarles siempre una enseñanza. Quienes asisten buscan no sólo un deporte o actividad para practicar sino también hacer amigos, sentirse parte de un proyecto y ocupar su tiempo libre.

"Entrenamos todos los jueves y en cuanto lleguen los días más lindos comenzaremos dos veces por semana, reuniéndonos también los martes. Porque en estos años hemos comprobado que el deporte es una herramienta de transformación excepcional, muy poderosa. Para nosotros, una hora que los chicos le dediquen al deporte es un ahora menos que están en la calle", dijo José.

Entre las actividades que realizan, el festejo del Día del Niño ya es toda una tradición en la zona. Con esfuerzo los hermanos Vega y un grupo de amigos empezaron hace cuatro años a celebrar este día especial. Hoy mantienen vigente este festejo al que tanto amor le dedican. "Todo lo que hacemos es gracias a la gente, a los que de corazón nos dan una mano, y se suman donando leche, golosinas, juguetes", sostuvo Enzo.

La convocatoria es para hoy, a las 12 en el barrio Nueva Esperanza. Allí esperan recibir aproximadamente a 300 niños para compartir un día increíble. Habrá juegos, sorteos, golosinas y el tradicional chocolate para todos los presentes.

Además formará parte de esta celebración el boxeador Yoni Barrios, quien se suma a la convocatoria para dar una charla a los chicos, hacer una pequeña demostración y ser parte de un festejo único.

El objetivo principal es que los niños puedan tener su fiesta, y que vean a través del ejemplo de Yoni Barrios que todos podemos salir adelante, sin importar si tenemos orígenes humildes o no.

Para los hermanos Vega lo importante es demostrar que en los barrios humildes hay muchos chicos que son excelentes personas, que pueden salir adelante y que sólo necesitan que los acompañemos. Que ellos puedan encontrar una mano tendida, una palabra justa.

"Eso es lo que hacemos en la escuelita, apoyarlos para que ellos vayan teniendo herramientas para ir construyendo sus vidas, su propio destino. No dejemos a estos niños solos en su camino", concluyó Enzo Vega.

Para esto necesitan del apoyo de toda la comunidad. Porque las necesidades son muchas. Cualquier colaboración que puedan acercar será muy bien recibida, como también lo serán quienes deseen sumarse a esta escuelita de vida.

Más noticias