Mendoza Domingo, 25 de febrero de 2018

Un parque recreativo a la vera del arroyo San Carlos

En eso avanza la Comuna, que hace unos días inauguró la zona de fogones y senderos, en las orillas del cauce. El plan es ambicioso y apunta a que en más de siete hectáreas haya atractivos para estudiantes, familias y turistas

Poder comer un asado, escuchando al agua correr por la cuenca. Aprovechar la mineralidad que brota de una vertiente. Caminar hacia un pantano. Conocer la fauna y la flora autóctonas del lugar. Tomar mate en el corazón de un bosque. Esas son algunas de las experiencias que podrán disfrutarse a orillas del arroyo San Carlos. La Comuna compró 7 hectáreas atravesadas por este cauce, para acondicionarlo y montar un parque recreativo y temático.A pesar de que el proyecto de aprovechar ríos y arroyos es de vieja data, finalmente en diciembre el Municipio sancarlino accedió a adueñarse de más de 71.000 metros de campo en el paraje denominado Bajo Calise. La zona ya empezó hace unos meses a ser explotada para actividades deportivas y para el disfrute de turistas gracias a una emprendimiento privado que ofrece kayac y canopy, entre otras propuestas. Las autoridades locales ahora aprovecharán la continuación del cauce para desarrollar un ambicioso plan, en etapas. La primera, en unos 7.000 metros de territorio - el 10% del predio- quedó inaugurada el domingo pasado, bajo el eslogan Volver al Arroyo. "Hoy la gente ya puede hacer un fogón a la orilla del arroyo, en un espacio público. Es un lugar arbolado, ya cerrado con alambre, en donde hay también agua mineral", detalló Ricardo Funes, director de Turismo, acerca del primer sector habilitado, en el noroeste del predio, en el kilómetro 3.200 de la ruta 40.Además de la limpieza, el cierre perimetral, la colocación de la cartelería y la demarcación de senderos, como uno que conduce a lo largo de 300 metros a un pantano, construyeron churrasqueras y colocaron equipamiento, aprovechando también una surgente de agua mineral. "No queremos que sea como la playita algo masivo, sino algo menos popular. Por ahora tiene una capacidad para unos 20 grupos familiares. Queremos manejarnos con ese volumen hasta terminar de armar la infraestructura. Después la orientación será principalmente para dar propuestas de día completo a alumnos e instituciones", agregó Funes, remarcando el éxito que tuvo la playa a orillas del río Tunuyán, que llegó a convocar a 500 personas por día.Lo que se vienePara las próximas etapas se ha contemplado reparar un galpón cuya estructura es centenaria, para promover el desarrollo productivo artesanal de los locales que podrán ofrecer sus productos. Además, en una parte del terreno que tiene derecho de agua se harán una huerta, un vivero y una granja. Por último, se buscará crear una pequeña reserva ambiental. Esto será en una zona de lagunas en donde hay patos, taguas y un ecosistema propio de un humedal. Allí se harán senderos interpretativos, para preservar la flora y fauna autóctonas."Este era un lugar destinado a la basura. Por eso hemos dado dos pasos importantes: el del Parque Uco Aventuras con Kayac y otras actividades, que ya explota al río, y la declaración en otro sector del Parque Municipal Arroyo San Carlos, con la intención de recuperar y preservar toda la cuenca. Pero esto exige un cambio cultural profundo, de la población y de las instituciones", agregó el titular de Turismo, especificando la necesidad de que el arroyo "vuelva a ser un paraíso y no el fondo de una casa" y de comprometer a la comunidad y a los empresarios en su cuidado.

Dejanos tu comentario