Mendoza Miércoles, 24 de octubre de 2018

Renunció la magistrada que llevaba 17 años en juicio por una caída

Stella Maris Ontiveros presentó la renuncia a su cargo por intermedio de una nota presentada ante el gobernador Alfredo Cornejo

La jueza de Paz Stella Maris Ontiveros renunció a su cargo a través de una nota presentada al gobernador Alfredo Cornejo.

La magistrada tiene un juicio contra el Estado desde hace 17 años luego de romperse la pierna en su despacho del Poder Judicial y el litigio contra la ART Prevención y el Estado de Mendoza por la indemnización volvió a la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Fue por segunda vez, luego de que la Corte mendocina dictara dos sentencias que ordenaron resarcirla por montos de dinero sensiblemente menores a los que ella demandaba y que fueron calculados tomando como referencia criterios considerados "arbitrarios" hasta por el mismísimo tribunal nacional.

Ontiveros estaba está de licencia desde junio último porque se fracturó la muñeca izquierda. Este nuevo período de inactividad de la magistrada fue justificado por la Junta Médica y validado por la Oficina de Personal del Poder Judicial. Ontiveros tiene 65 años, es jueza desde enero de 1991 (cuando aún no se rendía concurso de oposición y antecedentes para llegar al cargo) y cobra aproximadamente $200.000 por mes.

La jueza Ontiveros padece de severos problemas de movilidad. Por ello, y para facilitar su acceso al lugar de trabajo, la Suprema Corte de Justicia había ordenado trasladar el Octavo Juzgado de Paz Letrado desde lo alto del edificio de San Martín 322 a la planta baja.

Aquella caída, ocurrida el 12 de agosto de 2001, tras haberse enredado en un cableado instalado en el piso como parte de una reforma edilicia, le ocasionó a Ontiveros los problemas físicos que comenzaron en su pierna derecha y seis años de licencia laboral (hasta 2007), un pedido de juicio político debido a esa larga ausencia y un larguísimo derrotero de pleito judicial en busca de un resarcimiento económico.

Más noticias