Mendoza Lunes, 27 de agosto de 2018

Marcha de la UNCuyo y los IES por el conflicto educativo

Estudiantes y docentes, de instituciones públicas y privadas, se movilizan a las 9 a la plaza Independencia, en Mendoza capital.

El anuncio de la DGE (Dirección General de Escuelas) confirmando que no subsidiará más carreras terciarias sin salida laboral, mientras las universidades nacionales atraviesan un largo conflicto salarial que impacta fuerte en Mendoza con un paro que ya lleva un mes, consiguió lo que nadie antes: que la educación pública y la educación privada subsidiada terminaran hermanadas en los mismas demandas, por las que hoy marcharán juntas a plaza Independencia.

Los epicentros de ambos conflictos, que no tienen que ver uno con el otro pero coinciden en el tiempo, confluyeron el viernes pasado en dos tomas que menguaron el sábado.

En la UNCuyo, el rectorado quedó en manos de los estudiantes de la asamblea universitaria. En ese conflicto el Gobierno provincial no interviene ya que es un asunto nacional.

Mientras, el Instituto de Educación Superior IES 9-002 , que funciona al lado del Colegio Normal Tomás Godoy Cruz, fue tomado por estudiantes y docentes tras los anuncios de quita de subsidios de la DGE. Aquí si la Provincia es la autoridad máxima y la Nación no interviene.

Sin embargo, todos juntos marcharán hoy a las 9 a la plaza Independencia, en defensa de la educación y contra el ajuste presupuestario.

Mientras se lleve a cabo la marcha en el microcentro mendocino, en la ciudad de Buenos Aires se reunirán los gremios universitarios de todo el país con las autoridades del Gobierno nacional para evaluar si pueden llegar a un acuerdo.

En cambio, el conflicto de los Institutos de Educación Superior con la DGE es más duro, porque el gobierno escolar provincial no está negociando nada ni piensa dar marcha atrás.

El gobierno de Alfredo Cornejo ya decidió que no subsidiará a estos institutos, en su gran mayoría privados, si sus tecnicaturas y carreras no están acordes con la demanda del mercado laboral y los desafíos futuros.

La DGE se reserva, por aportar los subsidios a esos institutos con los que se pagan los sueldos de los docentes, la potestad de evaluar año a año lo que se está enseñando en cada uno de ellos y si vale la pena seguir sosteniéndolos con subsidios.

Como es sabido, lo que la DGE no subsidia con fondos del Estado en la educación privada simplemente se derrumba, porque cobrar los valores que corresponden les hace casi inviable a los estudiantes el acceso a esas carreras.

Los IES (Institutos de Educación Superior) forman hoy en Mendoza a unos 40 mil estudiantes. Del total, 47 son privados y subsidiados, y los otros 27 son estatales.

Sin demora ante la novedad, alumnos y docentes de los IES plantaron cara el viernes pasado a la decisión del Gobierno provincial, con asambleas permanentes y una toma de uno de los establecimientos, ubicado al lado del Colegio Normal.

La acción de protesta no amedrentó a la DGE, que redobló la apuesta y demostró que jugará fuerte.

Intimó a los asambleístas a desalojar el edificio e hizo una denuncia penal al Ministerio Público Fiscal para que interviniera y fuera desocupado.

Los docentes y estudiantes que protestaban, y que eran muchos, según testigos que estuvieron en el lugar, se encontraron dándole explicaciones al fiscal correccional Gabriel Blanco, quien se presentó en el establecimiento el viernes por la noche.

Sin embargo, la presencia del fiscal no motivó ni citaciones ni tampoco imputaciones inmediatas, pero fuentes bien informadas del Ministerio Público aseguran que a partir de hoy algunos de los participantes en la toma del IES serán acusados por el artículo 239 del Código Penal, es decir, por desobediencia a la autoridad, que prevé pena de arresto de 15 días y hasta 1 año de cárcel.

La novedad sorprendió a quienes participaron en la toma porque entienden que cumplieron con lo pactado con el fiscal Blanco, en el sentido de que ellos levantarían la medida y no se abriría causa judicial, lo que concretaron el sábado al mediodía.

Fue por eso que el abogado de la ONG Xumek Lucas Lecour presentó este fin de semana un hábeas corpus preventivo con el fin de evitar detenciones e imputaciones ante los rumores de que varios irán al banquillo de los acusados.

En diálogo con Diario UNO, Lecour expresó: "Presentamos este hábeas corpus preventivo por si llega a haber detenciones y para que se controle la legalidad de las imputaciones, para que un juez intervenga en ese tema".

Adelantó que "tenemos la audiencia en la que citarán a la fiscalía para que informe y diga si está interesada en imputar, y se discuta si cabe algún delito en este accionar, que entiendo que no lo hay".

Lecour resaltó: "El viernes estuvimos con el fiscal Gabriel Blanco y él nos dijo que si se ponía el establecimiento en posesión del rector, y no hubiera ninguna acción que evitara el normal desarrollo, no se iba a incurrir en ningún delito".

El penalista de Xumek resaltó que "acá no se ha cometido ningún delito y es una locura que usen el Código Penal para esto, es ni más ni menos que criminalizar la protesta social, para amedrentar a quienes hacen un reclamo legítimo".