Mendoza Lunes, 30 de julio de 2018

La mendocina que participó en el guión de Luis Miguel

Flavia Atencio formó parte del equipo de guionistas internacionales de la exitosa historia del cantante mexicano.

Flavia Atencio se define como productora, actriz y guionista. Oriunda de Dorrego, Guaymallén, lleva dos décadas radicada en México y aunque le queda poco de mendocino en su acento, confiesa que extraña su tierra natal. La joven, que prefiere no decir su edad, fue una de las guionistas de la exitosa serie sobre la vida de Luis Miguel.

Estudió en la Escuela de Cine y antes de recibirse se fue a hacer una especialidad a Cuba. En unas vacaciones eligió como destino México sin saber aún que ese se convertiría en su país adoptivo. Le ofrecieron trabajo, estuvo un tiempo y volvió a Argentina. Sin embargo, como seguía teniendo oportunidades laborales en el país azteca, regresó por un año que se transformó en 20 y a partir de ese momento sólo viaja a Mendoza para visitar a su mamá, Rosa Figuero, actriz mendocina.

En esta entrevista Flavia cuenta cómo llegó a escribir para la serie de Luis Miguel, cómo cambió su carrera y cómo ideó a uno de los personajes ficticios de la tira. Además, confiesa que extraña las siestas mendocinas.

-¿Cómo llegaste a trabajar en el equipo de la serie?

-Había trabajado con equipos de escritores con un método estadounidense para escribir series, y los guionistas principales ya habían trabajado conmigo en una serie anterior y esta vez querían conformar un equipo internacional que conociera este método de trabajo. El hecho de que yo fuera argentina era importante porque hay personajes argentinos en la serie y con José Luis Gutiérrez, que es mi pareja de escritores, conocíamos ese método, y eso contribuyó a que nos llamaran y también al hecho de que soy argentina-mexicana.

-¿Hubo algo que te llamó la atención de la vida de Luis Miguel?

-Algo que me llamó la atención fue la infancia de Luis Miguel. Si bien lo conocía como artista y había ido a sus recitales, no me imaginaba a lo que se había tenido que enfrentar como niño. A todos nos tenía muy impresionados lo que vivió con el padre, fue un niño que tuvo que trabajar desde muy chico, superpresionado por el padre y por las circunstancias que se iban dando, la fama que llegó rapidísimo y el éxito, y él tenía que ir a ese ritmo cuando a esa edad estás jugando con los niños en la calle.

Exitosa. Flavia Atencio vivía en Dorrego y es hija de una actriz. Está radicada en México.
Exitosa. Flavia Atencio vivía en Dorrego y es hija de una actriz. Está radicada en México.

-¿Eras fanática de su música?

-No era fan de su música pero me gustaba mucho. Fui al primer concierto que dio en Mendoza en el Malvinas, a esa edad nos parecía muy lindo ese chico rubio que cantaba con ese cuerpo tan bonito y después de más grande viviendo en México pude conocer otra parte de él, sobre todo estos discos de boleros que creo que llamaron la atención de todos.

-¿Esperabas el éxito de la serie?

-Esperábamos que la serie fuera exitosa, pero no nos imaginábamos el tamaño del éxito. Tal vez los productores sí, pero los guionistas no. Yo no me imaginaba que la gente se volcara en millones a ver la serie, sigo sorprendida y muy contenta por eso. Además del personaje icónico que es Luis Miguel, creo que la serie pegó por el entramado, por el hecho de hilar el pasado con el presente, ver desde dónde se va a empezar a contar la historia y hasta dónde se va a contar, buscar que una escena sea consecuencia de la otra y entramar y contar desde ahí, me parece que eso hizo que el público se enganchara con la serie.

-¿Cómo fue la creación del personaje del cadete Tello?

-A ese personaje lo creamos José Luis Gutiérrez y yo, que estábamos a cargo del capítulo 6. Para nosotros era importante crear esa historia y era importante en ese momento de la serie que hubiera un personaje en contraposición de lo que estaba viviendo Luis Miguel, que estaba en un momento de todo fiesta. Entonces el cadete Tello lo conecta con los valores, con el deber ser, con lo importante que es tener una disciplina, y era un personaje cercano al público en general y tuvo todo el efecto con la gente, fue un boom. Creo que se va a quedar en la memoria colectiva y eso es fantástico.

-¿Fue difícil irte a otro país?

-El hecho de radicarse en otro país tiene sus aristas. México es un país que te recibe muy bien, en mi caso me fue bien y la gente aquí es muy acogedora y muy hospitalaria, tengo a mis amigos que son mi familia. Pero el hecho de estar lejos de la familia, de mi mamá y mis hermanos que viven en Mendoza sí lo hace difícil, y más ahora que mi mamá que ya es una señora mayor, entonces trato de ir lo más que puedo. Quisiera regresar a trabajar a Argentina, de hecho la vez que tuve la oportunidad fui a filmar a Mendoza una película con un fondo que gané en México. Se llama Lo que nunca nos dijimos, la escribí y la dirigí yo, y quería que gente de Mendoza trabajara, que trabajara mi mamá que también es actriz, Rosa Figuero, mi hermano, y fue maravilloso filmar allá, pero fueron sólo tres meses. Quisiera poder generar otro proyecto para trabajar en Argentina otra vez, para estar cercana a mi familia y a mi tierra porque se extraña, siempre se extraña.

-¿Extrañás Mendoza?

-Sí, extraño mucho Mendoza, cómo cae la luz y los árboles, las siestas, la montaña, a mi mamá y a mi familia, la comida de mi mamá, los amigos. Pero podemos estar en contacto y afortunadamente voy cada seis meses, lo que ha aligerado mucho esta añoranza, voy siempre para el cumpleaños de mi mamá en mayo, y espero regresar para antes de fin de año. Es algo que me he propuesto.