Mendoza Martes, 27 de febrero de 2018

La expedición Summit avanza, pero se bajan Fabricio Oberto y Fernando Marino

Ya en la recta final, dos integrantes del grupo fueron víctimas de la dureza de la prueba. Pablo Giesenow es otro de los que podría quedarse sin hacer cumbre en el Aconcagua

La expedición Summit Aconcagua 2018 comienza su segunda etapa y entra en la recta final con la mirada puesta en la cumbre, a los 6.962 metros de altura. Las pruebas en los días anteriores fueron determinantes para saber quiénes están en condiciones de avanzar y quiénes no.Fabricio Oberto y Fernando Marino decidieron no seguir. Otro que puede bajarse es Pablo Giesenow, quien tiene las dos piernas amputadas y utiliza prótesis que le provocaron inconvenientes."Lo que fue el cerro El Bonete y Canadá, un poco la incomodidad y un poco la parte técnica fueron los factores para no seguir, de no estar todavía lo suficiente curtido para llegar hasta arriba. Así que creo que de muchas veces que me tocó tomar decisiones, siempre es sí, y esta fue la más difícil por tener que decir que no", expresó el basquetbolista argentino Fabricio Oberto."Clasifico en este grupo de Summit Aconcagua por mi problema del corazón y después porque soy de decir que sí cuando me dicen de hacer cosas raras, peligrosas, alternativas y por eso terminé acá con un grupo increíble por la calidad de personas, las historias de cada uno, eso atrae mucho. Y después estar en esta montaña, venís a buscar algo, estoy muy tranquilo con todo lo que me tocó vivir acá", explicó el deportista.Dijo que estar una semana recorriendo los senderos del Parque Aconcagua y estar instalado en Plaza de Mulas es estar "bastante desconectado y encontrándote todos los días con vos, con enojos o me duele la espalda para levantarme o tengo frío, y vas arrancando el día. A la tarde baja el frío, te tenés que abrigar, es una experiencia muy linda".Oberto aseguró: "De esta experiencia me llevo un grupo como una familia, de lo que vivimos, ver gente que uno admira, como Silvio Velo y todo lo que hace. Es una experiencia que me va a cambiar cuando baje. Quiero volver".Otra de las bajas de Summit Aconcagua 2018 es Fernando Marino, de 55 años, ex combatiente de Malvinas que luego de la guerra se abocó al deporte. Es el único integrante de la expedición que fue seleccionado por medio de una inscripción por internet. "Cuando por internet me enteré de la iniciativa de esta expedición mandé mi curriculum para ser el integrante número 12, ya que eran 11 deportistas y el 12 se hacía a través de una selección", contó Fernando con la cima del Aconcagua a sus espaldas."Luego de seis meses me confirmaron que entre miles de postulantes me seleccionaron para venir, dada mi historia de superación y mi experiencia de vida fue, entre otras cosas, a través del deporte y coincidía con el resto de los que forman esta expedición", dijo el ex combatiente de Malvinas."Muchas sensaciones. Para mí es una gran felicidad estar acá, represento a todos los ex combatientes y veteranos de guerra de todo el país. Entiendo que fui seleccionado, entre otras cosas, por ello, por eso la bandera de los ex combatientes va siempre conmigo", expresó.La muerte de su madre fue lo que hizo que decidiera no subir a la cumbre del Coloso de América, ya que su familia necesitaba de él en La Plata. "En esta semana falleció mi madre, creo que tengo el deber de volver. Cumplí con el objetivo de la expedición de llegar a los 5.000 metros de Canadá y ahora pienso que tengo que estar con mi familia, es tiempo de volver a casa".A pesar de esto, sostuvo: "Me voy con el compromiso de volver muy pronto para poder coronar la cumbre. La montaña me va a esperar".La tercera baja que se analizaba hasta anoche es la de Pablo Giesenow, un abogado de Córdoba que hace tres años sufrió la amputación de sus piernas en un accidente de tránsito ocurrido cerca Santa Rosa, La Pampa, cuando viajaba al cumpleaños de su padre hacia el sur del país."Acá estoy, en la inmensidad anonadado con cada paisaje y cada personaje que me tocó de compañero, que los admiro y quiero mucho a todos, me hacen sentir especial cada día y la magia de este grupo es increíble", manifestó Pablo.Contó que en las subidas que hizo hasta Piedras Conway y hacia Canadá "tuve un problema con las prótesis por su biomecánica en la bajada y hace que me ponga a pensar en función del grupo, del equipo, mis compañeros, los guías si es o no conveniente intentar hacer cumbre. Es una posibilidad que todavía existe y la vamos a debatir con el resto del equipo".En el caso de lograr la cumbre dijo que además de llevar muchas ilusiones "llevo un mensaje para todas aquellas personas que pasaron por una adversidad, como en mi caso, o no, pero simplemente que se puede seguir adelante, que se puede salir a pesar de los obstáculos, que hay que levantar la cabeza rápido y aferrarse al deporte o cualquier actividad que nos haga bien y seguir adelante".Los candidatos que siguenSilvio Velo, capitán de Los Murgciélagos; la nadadora Pilar Pereyra; el conductor Julián Weich; el torero español Álvaro Casillas; el jugador de rugby de Los Espartanos, Ezequiel Baraja, y Peter Czanyo, quien sufrió cáncer de pulmón, seguirán la segunda etapa del desafío el martes, cuando emprendan la subida hacia Canadá y luego hacia Nido de Cóndores a 5.550 metros de altura, donde aclimatarán unos días y entrarán en la recta final.

Dejanos tu comentario