Mendoza Martes, 6 de febrero de 2018

La canasta escolar subió 30% respecto del año pasado

Completar la mochila para empezar el nuevo ciclo escolar cuesta como mínimo $1.700, sin incluir el gasto en uniformes o guardapolvos. Descartan futuros incrementos

En menos de un mes comienzan las clases y los artículos escolares ya están en las góndolas de las librerías y los supermercados. Armar la mochila cuesta desde $1.700 (ver lista). La canasta escolar subió el 30% respecto del año pasado, pese a que la inflación de 2017 cerró en el 25%, ocho puntos por encima de la meta oficial. Los uniformes y guardapolvos son una inversión aparte. En un recorrido por las librerías y casas de indumentaria de ciudad, los comerciantes aseguran que la remarcación de precios es acorde a la suba de costos e impuestos y está asociada a los índices de inflación. En contrapartida, ofrecen pago en cuotas con tarjetas de crédito y algunas rebajas mínimas si la compra se realiza en efectivo.Si bien la vuelta a las aulas está pautada en el calendario escolar para el 5 de marzo, se observa desde los últimos días de enero a varios padres comprando artículos básicos para el inicio de clases y preguntando por los precios de zapatos, pantalones, camisas y guardapolvos. Temen que los valores sufran un incremento en las próximas semanas, cuando todos se precipiten a comprar.Sin embargo, los comerciantes aseguraron que los valores establecidos son los que regirán y no habrá nuevas listas. En las vidrieras de importantes cadenas de ropa, se ofrecen ofertas especiales y hay presupuestos para todos los bolsillos, pero nadie podrá escapar al piso de $3.000 que se necesita para acceder al uniforme y un conjunto de gimnasia.Si sumamos la canasta escolar y el uniforme, los padres deben desembolsar por hijo unos $4.700, dependiendo de si se trata de una canasta económica o una con útiles de mayor calidad y duración. Por eso, muchos también eligen reciclar la mochila de un año para el siguiente, remendar los pantalones y las camisas, y esperar que se gasten un poco más las suelas de los zapatos. También están los que aprovechando su paso por Chile durante las vacaciones, acopiaron los elementos básicos para todo el año, favorecidos por las ofertas que ofrece el vecino país. Otros eligen comprar directo de fábrica prendas universales y luego adaptarlas a los requerimientos de logos y siglas que exigen los colegios privados.

Dejanos tu comentario