Mendoza Domingo, 18 de noviembre de 2018

La campaña que se opone a ponerse en forma para el verano

El nutricionista Bruno Rodríguez promueve el cambio de estilo de vida durante todo el año. Claves, mitos y verdades acerca de la alimentación saludable.

"El peso no es indicador de nada", "no hay que usar la balanza", "las dietas no sirven" y "ningún alimento está prohibido". Con estas declaraciones comienza la entrevista a Bruno Rodríguez, el nutricionista creador de la campaña "No quiero llegar al verano", que ya tiene más de 2.500 seguidores en su cuenta de Instagram (@BrunoRodriguezNutrición).

Lo cierto es que son muy pocas las mujeres que al llegar los primeros días de la primavera no comienzan una carrera desesperada para bajar de peso y ponerse en forma, recurriendo a los más diversos -y muchas veces incorrectos- métodos para adelgazar. Desde dietas milagrosas, batidos detox, pastillas adelgazantes y suplementos, entre otros procedimientos, que lo único que hacen es lograr objetivos a corto plazo, poco saludables e imposibles de mantener en el tiempo.

Contra esta tendencia, y con el fin de concientizar y lograr un cambio profundo en el estilo de vida de las personas es que surge "No quiero llegar al verano".

"Quisimos hacer algo contradictorio. Esta campaña nace a partir de lo que yo escucho a diario en mi consultorio, a donde las pacientes llegan en busca de cambios para -como ellas mismas dicen- 'llegar divinas' a las vacaciones, ponerse un vestido para un acontecimiento o verse fabulosas para una celebración. La idea no es querer llegar al verano ni querer estar lista para una fiesta, sino mantener ese estilo de vida saludable durante toda la vida", explica Rodríguez.

Si bien parece difícil, el profesional sostiene que esto puede lograrse siguiendo cuatro pilares fundamentales: alimentación saludable, hidratación, descanso y actividad física. "Lo que más trabajo da es entender que el resultado no está en la inmediatez, sino en el proceso que haga la persona para mejorar su día a día. Si sigue estos pilares, el cambio corporal será un efecto secundario que llegará inevitablemente. Esto se dará si en primer lugar buscan a un nutricionista que esté capacitado para asesorar y acompañar en el proceso. En segundo lugar, si tienen hidratación permanente, lo que sería tener una botella de agua en todo momento. El buen descanso es otra de las claves fundamentales, siendo ocho horas de sueño el número ideal. Por último, hacer actividad física con entrenamiento adaptado especialmente para cada persona", asegura.

Sobre este último aspecto resalta que lo importante es buscar una actividad que resulte placentera de forma tal que pueda realizarse en forma constante, preferentemente de 3 a 5 veces por semana. "Si hubiera una pastilla que reuniera todos los beneficios de la actividad física, sería la más cara del mundo y la tenemos gratis. Más allá de lo estético, la actividad sirve para prevenir enfermedades como la diabetes o el cáncer, sirve para luchar contra la obesidad y como si fuera poco, es un antidepresivo natural, es la mejor forma de desconectarse de todo. Para que funcione, el entrenamiento siempre tiene que darse de manera progresiva y disfrutándolo. En un principio, arrancar media hora por día es una gran opción, aunque hay que recordar que no solo influye el factor tiempo, sino que es importante la intensidad y la exigencia que se pone en esa rutina. Mientras más, mejor", afirma.

De acuerdo con el nutricionista otra de las claves para lograr un verdadero cambio en el estilo de vida es olvidarse del peso, ya que es "relativo, variable y no es un indicador de nada".

Por el contrario, manifiesta que lo importante es conocer qué porcentaje de grasa y músculo tiene el cuerpo, independientemente del peso. "Si una persona pesa 80 o 100 kilos no quiere decir que esté o no saludable. Para saberlo hay que ver cuánta grasa corporal tiene. Dos personas pueden pesar exactamente lo mismo, pero mientras una tiene el 40% de grasa, la otra tiene el 60% de músculo. Por eso mi mejor consejo es no dejarse llevar por la balanza y concentrarse en lo que verdaderamente importa", continúa Rodríguez.

En cuanto a las dietas detox o milagrosas que suelen realizarse en esta época del año, el profesional expresa que está completamente en contra de estos métodos, teniendo en cuenta la poca eficacia de sus resultados en el tiempo. También menciona la consecuencia negativa que conllevan al generar pérdida de masa muscular que, irónicamente, es la que los pacientes deben aumentar para poder reducir el nivel de grasa corporal.

"Estoy totalmente en contra de las dietas y de la eliminación de los alimentos. No hay ningún alimento que la persona no pueda comer, siempre y cuando lo haga en su justa medida. Hay que comprender que las dietas detox no funcionan y no pueden mantenerse. Lo que producen muchas veces es la pérdida de masa muscular, que tanto cuesta ganar. Lo que hay que hacer es perder grasa y eso se logra con alimentación saludable, hidratación, descanso y ejercicio", insiste el profesional dejando consejos para que vivamos una vida saludable y no pensemos solamente en llegar al verano.

Más noticias