Mendoza Miércoles, 23 de mayo de 2018

Jubileo de bloques: la cámara de Diputados quedó dividida en diez sectores

Las viejas y nuevas diferencias internas en el PJ y el oficialismo alumbraron una fuerte dispersión tras la renovación. El Gobierno queda con una mayoría posible pero complicada de lograr

"Al fin parió la choca", decían antaño los abuelos cuando se resolvía una situación que se había hecho rogar hasta el hartazgo. Fue lo que ocurrió ayer en la Cámara de Diputados de Mendoza, tras 20 días de espera que paralizó sus actividades. El adagio perruno cabe a la perfección para la ocasión, porque como el fiel animalito, siempre generoso a la hora de dar crías, la Cámara Baja alumbró un festival de bloques legislativos, una decena más precisamente, que superó con creces la representación política que la ciudadanía votó en las últimas elecciones.

El reconocimiento oficial de los bloques generó revuelo y reclamos en la oposición, y demostró además que en la alianza oficialista, Cambia Mendoza, son aliados pero cada uno en su rancho.

La polémica se la llevó en horario central el peronismo, cuyas huestes legislativas sufrieron horas antes del 1 de mayo una fuerte fractura que dejó por un lado al justicialismo oficialista que controla el partido y por el otro a un puñado de disidentes kirchneristas que anunciaron el despegue de la conducción del PJ local.

A la estampida se sumó otro legislador, quien incómodo en ambos bandos decidió cultivar la ermitaña vida legislativa formando un monobloque, al que bautizó sin eufemismos Juan Domingo Perón.

Estos cambios no le gustaron nada al PJ mayoritario, conducido por el diputado nacional Omar Félix. El partido, en un comunicado oficial, tildó de "caprichoso" al presidente de la Cámara de Diputados, Néstor Parés, quien adelantó a Diario UNO en la edición del domingo pasado que reconocería a todos los bloques.

El PJ le espetó: "Pretender justificar una distribución de cargos según los intereses del oficialismo y sus aliados resulta caprichoso".

En el comunicado agregó: "La cámara que usted preside se compone de distintas minorías, precisamente cuatro expresiones, acorde a las últimas elecciones", refiriéndose claramente a Cambia Mendoza, el PJ de Somos Mendoza, el PI y el FIT.

Y en ese tren de quejas le anticipó que el Partido Justicialista solo reconoce al Bloque del PJ y no a otros que se han declarado rebeldes de la conducción.

El presidente de la Cámara de Diputados no atendió las quejas del PJ y en diálogo con UNO volvió a insistir en que todo bloque será reconocido, más allá de que hayan sido parte de una misma alianza electoral.

"No puedo ignorar a un bloque de cinco diputados. El PJ me reprocha que no debo reconocerlos. ¡Que ellos se hagan cargo!¿Cómo puede ser que un tercio del bloque original se les haya ido? El problema lo tienen ellos. ¿Cómo los voy a tratar como si fueran de Somos Mendoza si se separaron?, afirmó Parés al referirse al bloque K, Podemos Vivir Mejor.

Reconoció que "la dispersión de bloques en tal cantidad no recuerdo haberlo visto antes, es algo inusual. En la práctica, por ejemplo, es más desordenado para buscar consensos para nosotros que gobernamos. Si tenemos que dialogar con la oposición, tenemos que ir a hablar con tres peronismos".

En la alianza oficialista la situación no es distinta. De un total de cuatro monobloques (bloque de un diputado), tres son de Cambia Mendoza.

Parés señaló que "somos aliados pero igual hay que ir a conversar" y aclaró que "esta situación de Cambia Mendoza no es un problema para nosotros siempre y cuando se coordine. Ahora, si se desmarcan políticamente, ya es otra cosa".

No obstante, salvo por el PRO, los aliados del Gobierno en la Legislatura están más lejos ahora que antes. El Frente Renovador y el Partido Demócrata ya perdieron el encandilamiento inicial que tenían con Alfredo Cornejo. Por su parte, el nuevo monobloque de Unión Popular responde al siempre autónomo e indescifrable intendente de San Carlos, Jorge Difonso.

A la hora de polarizar, así como oficialismo y oposición están parejos en cantidad de diputados, también lo están en bloques (cinco de cada lado) y de igual modo en chispazos.

La oposición lidia con sus internas y su ecléctica naturaleza que atenta contra la uniformidad. El oficialismo gobernante remacha todo el tiempo una cohesión que cruje a cada rato, y así serán los próximos dos años de uno y del otro lado.

Más noticias