Diario Uno Mendoza

Esa comuna superó la media provincial en dos puntos, sobre todo en cinco distritos. La falta de educación, de pautas culturales y de control de los padres son algunas de las causas.

Guaymallén tiene más casos de embarazos en adolescentes

Por UNO

Carina Luz Pérezperez.carina@diariouno.net.ar

La incidencia del embarazo adolescente en Guaymallén superó la media provincial, en particular en cinco distritos de esa comuna: Jesús Nazareno, Belgrano, Puente de Hierro, El Sauce y La Primavera. El dato estadístico revela que desde el 2009 y hasta el 2012, inclusive, el 14, 2% de las chicas entre 15 y 19 años fueron mamás, mientras en la provincia ese porcentaje alcanzó en el mismo período el 12.3% sobre el total de nacidos vivos, según la Dirección de Maternidad e Infancia del Ministerio de Salud.

Entre las causas que generan este escenario en las zonas analizadas se cuentan factores socioculturales como la baja escolaridad de las jóvenes madres y de su entorno familiar, y la falta de formación sobre los cuidados necesarios a la hora de mantener relaciones sexuales, aun cuando se conozcan los métodos anticonceptivos.

Diagnóstico en mano, desde la Dirección de Salud de Guaymallén empezarán a trabajar en talleres preventivos con uniones vecinales, centros de salud y escuelas. A la par reforzarán la captación de gestantes para que cumplan con los controles en cada etapa del embarazo, pero también para ayudarlas a comprender y organizar el impacto que tendrá el bebé en su vida cotidiana.

“Lo que tienen en común las jóvenes de estos cinco distritos es que no toman conciencia de lo que hacen, no es que por ejemplo las chicas de Jesús Nazareno o Belgrano sean más liberales que otras de su misma edad. No pasa tanto por el tipo de población que podemos encontrar en un asentamiento donde hay condiciones de hacinamiento y vulnerabilidad social. En realidad tiene que ver con la falta de educación sobre este tema en  particular,” señala Julio Rojas, titular de la Dirección de Salud del municipio.

El problema contiene elementos culturales propios de la población rural donde la maternidad es considerada natural a temprana edad. También, por el tipo de labores que desempeña la familia dónde los niños pasan mucho  tiempo solos. “Tampoco la idea es condenar a las chicas, sino más bien que tomen decisiones a sabiendas de las consecuencias”, agregó el funcionario.

De todos modos, Rojas descartó otro de los factores frecuentes encontrados en el embarazo adolescente, según el cual muchas chicas buscan ser mamás como proyecto de vida. “Eso puede suceder también, pero cuando a una chica de 15 años se la indaga más, surge que en realidad no quería ser mamá”.

Los talleres serán dictados por un equipo interdisciplinario de obstetras, psicólogos, trabajadoras sociales y la misma gente de la comunidad, formada como multiplicadores de la información.

La idea es acentuar el trabajo preventivo en las adolescentes –y en caso de que ya estén embarazadas– lograr que cumplan con todos los controles, porque suele ocurrir “que en las conversaciones en la unión vecinal o en  las delegaciones departamentales se comenta que una chica quedó embarazada. En general, no van al médico hasta avanzado el embarazo”, completó Rojas.

El trabajo preventivo está inscripto dentro del Programa Nacional de Municipios Saludables implementado desde el año pasado, y en este caso cubrirá a 5.700 chicas de entre 15 a 19 años que tuvieron su primer bebé.

“Esta es la franja de edad de mayor riesgo, porque es cuando se inician sexualmente, pero también tenemos casos de niñas de 12 o 13 años”, indicó Susana Morgado, coordinadora del proyecto Fortaleciendo Redes destinado a contener a las adolescentes encinta.

Para esta profesional, las chicas y los chicos “saben que esto puede ocurrir y no se cuidan. Creen que a ellos no les va a pasar”.

La especialista también se refirió a la difusión y el tratamiento en las escuelas.

“No se trata de desinformación, porque el tema es abordado desde los centros de salud y en las escuelas constantemente. Lo que hay que trabajar es el fortalecimiento de los planes de vida de los adolescentes, ayudarlos a  proyectar, a tener control sobre sus acciones, y a mejorar la comunicación con sus padres. Los métodos anticonceptivos están al alcance de todos. Los centros de salud distritales cuentan con dispensers de preservativos”.