Mendoza Sábado, 24 de febrero de 2018

"El mensaje que le dejamos a la gente es que no hay imposibles"

Silvio Velo, capitán del equipo de fútbol para ciegos Los Murciélagos, va camino a la cumbre con otros 9 deportistas.

Campamento. Silvio reconoce que llegó muy agotado hasta Plaza de Mulas (4.300m) tras caminar 9 horas. Igual, está feliz.  (UNO - Maximiliano Ríos)

"Somos personas que el no ya lo sabemos, pero siempre vamos por el sí, vamos por más, no nos conformamos con eso y nada más. Es gente que tiene una historia de superación y ese es el mensaje que le podemos dejar a la gente, esa es la intención, que se puede, que no hay imposibles", así se expresó Silvio Velo, capitán del equipo argentino de fútbol para ciegos Los Murciélagos, quien llegó a Plaza de Mulas (4.300m) para hacer cumbre en el Aconcagua (6.962m).

"Soy ciego de nacimiento, sin embargo, con un objetivo claro, pude ser el mejor jugador", aseguró Silvio.

Foto: Maximiliano Ríos

Foto: Maximiliano Ríos

Es parte de la expedición Summit Aconcagua 2018 integrada por personas que debieron sortear diferentes dificultades en su vida. El objetivo es llegar a la cumbre del Coloso de América para demostrar que no hay nada que no se pueda realizar. "Es una experiencia muy fuerte para mí, fue durísimo llegar hasta acá, pero llegamos y lo importante es eso, ir superándonos. La vara va a estar más alta y hay que ir superándonos", relató Silvio, quien para sus compañeros fue la sorpresa del grupo.

Leer más>>> En fotos, buscando la hazaña en el techo de América

Tanto el torero español Álvaro Casillas como el conductor Julián Weich, la nutricionista del equipo Pinky Zuberbulher, la judoca Paula Pareto, Fabricio Oberto y el resto del grupo destacaron la fortaleza que tuvo Silvio durante los 28 kilómetros que caminaron desde Confluencia (3.200m) a Plaza de Mulas (4.300m).

"Dije que sí. Me gustan los desafíos, nuevas cosas y el hecho de hablar de la superación. Nunca hice montaña, es osado lo mío, hasta una falta de respeto, pero estamos al pie del Aconcagua. Falta mucho, pero tengo fe de llegar un poco más arriba", contó el capitán de Los Murciélagos.

Foto: Maximiliano Ríos

Foto: Maximiliano Ríos

"Llegué bastante cansado, pero más que nada por la travesía que creo que fueron 9 horas, en mi vida caminé tanto, no camino ni siquiera 2 horas seguidas", contó mientras reía de las cosas que pasó: "Tengo lo que mi deporte me da. Estuve haciendo un poco de aeróbico, pero no alcanza. Tendría que haberme preparado mucho más, pero es un desafío y hasta donde lleguemos esa va a ser la cumbre de cada uno".

Aseguró que si llega a la cima del Aconcagua lo primero que hará es "agradecerle a Dios, que es él quien me va a llevar de la mano. Arrodillarme y agradecerle".

Foto: Maximiliano Ríos

Foto: Maximiliano Ríos

Además del desafío de llegar a Plaza de Mulas e intentar la cumbre de 6.962 metros de altura, la higiene personal es otro tema. "Bañarse después de siete días fue algo maravilloso, me di un duchazo entero. Es montaña, ya está, vale todo. Cuesta el hecho de higienizarte, cuesta todo en realidad, pero fue maravilloso bañarnos y hay que valorarlo porque no sabemos cuándo vamos a poder ducharnos de nuevo", confesó.

Ayer subieron al cerro El Bonete (5.000m) para aclimatarse. Hoy descansan y mañana ascienden al campamento Canadá (4.900m).

Un familión: siete hijos

"Mi familia siempre está de acuerdo con todo lo que emprendo, siempre me dicen: 'Si vos te sentís bien hacelo, tenés el apoyo siempre'. Solo mi hija Nadia me dijo que tenía mucho miedo, pero que sabe que cuando estoy entusiasmado y quiero hacer algo seguro lo logro", expresó Silvio.

El capitán del seleccionado argentino de fútbol para ciegos contó que tiene siete hijos, "un familión. Nadia, Florencia, Giuliana, Lautaro, Isaías y las mellizas de 15 meses, María Clara y María Emilia", detalló orgulloso el papá. "Tengo una familia muy grande y hermosa. Si me preguntás, lo mejor que hice en mi vida fue la familia que pude formar", remarcó.

El Mundial de España

"Con la selección es el año de mundiales en España, en Madrid, en junio. Los profes dudaron en darme permiso para venir acá, pero me lo dieron. Esto me sirve como entrenamiento y cuando baje voy a estar muy bien entrenado. Después seguir el objetivo principal este año para traer la copa del mundo a nuestro país", indicó Silvio.

Dejanos tu comentario