Mendoza Sábado, 24 de noviembre de 2018

Candela, Romano y Mario, tres ejemplos de escribir bien

Más de 2.500 alumnos participaron en la competencia que se desarrolló en la Facultad Elemental de Educación.

Más de 2.500 alumnos de Primaria, Secundaria, CEBJA y CENS de todos los departamentos de la provincia participaron en la edición 2018 del concurso de ortografía La Escuela Escribe Bien, realizado por tercer año consecutivo por la Dirección General de Escuelas.

La competencia, que tuvo record de participantes, se desarrolló en la Facultad Elemental de Educación de la Universidad Nacional de Cuyo, y llegaron a la final 400 alumnos. Desde la organización destacaron el entusiasmo de los alumnos por participar en esta actividad y el acompañamiento de sus docentes.

Después del éxito alcanzado en 2016 y 2017, La Escuela Escribe Bien que fue declarado de interés provincial por la Cámara de Senadores de Mendoza, desarrolló su tercera edición en el ciclo lectivo 2018 con participación de alumnos primarios (de 4° a 7° grado), secundaria, CEBJA y CENS (Educación de Adultos).

Romano Martínez Haarth tiene 10 años, cursa 5° grado de la Escuela N° 1-727 Ríos Mendocinos en la ciudad de General Alvear y tiene dislexia. Su directora es Carina Meli y su maestra Rosana Carballo. Fue ella quien impulsó a Romano a presentarse a nivel departamental por primera vez el año pasado.

Flavia Haarth, su mamá, contó que "Rosana creyó en Romano y en todo lo que podía dar. En esa oportunidad (año 2017) Romano quedó con una mención especial y hasta allí los organizadores del concurso no sabían de su dislexia. Luego de que tomaran conocimiento de esto (se lo contamos cuando había terminado la etapa departamental) decidieron invitarlo al concurso provincial como invitado especial".

Flavia destacó que Romano se preparó muchísimo con Eugenia Rosón, su terapeuta; Rosana, su maestra; Ana Molina, la maestra particular, y lógicamente su respaldo desde el primer momento.

"Practicó muchísimo las palabras y textos, fue a Mendoza muy contento y la sorpresa fue que salió ganador del concurso de ortografía categoría 4° y 5° grado. La verdad, fue muy emocionante", afirmó Flavia desde General Alvear.

Contó que "este año concursó de nuevo en su categoría y salió tercero a nivel departamental. Eso le permitió ir nuevamente a Mendoza. Volvió a prepararse y quedó con una mención especial año 2018. Quiero destacar lo amables que se han portado los organizadores de este concurso".

"Han sabido esperar los tiempos de Romano y lo han tratado con mucho cariño. Romano fue diagnosticado con dislexia fonológica cuando tenía 8 años, pero desde los 6 empezamos a hacer consultas. La detección precoz de este problema del lenguaje es fundamental para lograr avances en ellos. Los niños disléxicos son muy inteligentes, pueden lograr infinidades de cosas que se propongan y este es el caso de Romano que se animó y le fue muy bien", contó.

Y explicó: "Sólo necesitan personas que se interesen por ellos y que les brinden las herramientas necesarias para que salgan adelante. Romano tiene todo el apoyo de su escuela, docentes y compañeros. Es muy buen alumno y su dificultad ha sido naturalizada tanto por él como por todas las personas que lo rodean. Yo como mamá estoy feliz por él".

El esfuerzo de Candela

Otra de las ganadoras, María Candela Oviedo, de 17 años y que participó en la categoría CEBJA secundaria, expresó su alegría y agradecimiento de haber intervenido en tan importante experiencia.

"Me lo propusieron en la escuela y me interesó porque me gustó mucho la idea. Del CEBJA N° 3-052 José Ignacio Gorriti dee San Martín tuve un gran apoyo por parte de mi profesora y de la escuela", contó Candela en diálogo con Diario UNO.

Aseguró que no le costó completar el examen. "Fueron varias palabras las que me tomaron y no tuve ningún error, me pareció fácil ya que había que saber cómo escribirlas. Estoy haciendo 1° y 2ª año", sostuvo Candela, quien aclaró que "tengo una nena de 2 años (Emma Pilar) y tuve que dejar la escuela. Recién volví a comenzar este año, por eso estoy haciendo 1° y 2°".

Sobre la experiencia vivida, contó que "me agradó asistir a una facultad por primera vez, nos trataron con mucha amabilidad a todos. Yo en particular, me quedé muy contenta al quedar en el primer puesto, y gran parte de esto es gracias a mi profesora Andrea Largher , a mi tutora Mirna Chávez, mi directora Edith y a todos en la escuela. Y por supuesto a mis padres José y Viviana. Siempre me apoyaron, acompañaron y formaron todo este año".

Mario quiere llegar lejos

Mario Daniel Gutiérrez Corvalán llegó desde San Rafael para destacarse y más allá de sus dificultades, cumplió el objetivo al quedar con un tercer puesto que fue muy celebrado.

Estudia en la escuela Margarita Cinca De Geary, de la ciudad de San Rafael, y también en los centros terapéuticos CAI y Cetin.

Mario (se llama igual que su padre) tiene 16 años y sufre de parálisis cerebral. Pero logró superar los obstáculos y sueña con llegar lo más lejos posible, para lo cual continuará leyendo y estudiando con el apoyo de los docentes y su familia.

Carmen Corvalán, su mamá, destacó el apoyo escolar y psicológico para llevar adelante su vida. Le gusta mucho la lectura y se muestra muy interesado en seguir creciendo porque su deseo es llegar más lejos".

"Quedó tercero entre los 400 chicos finalistas. Le encantó todo lo que vivió. Si es posible el otro año podría ir a Buenos Aires, y para eso se va a preparar. Quiere hacerlo con palabras difíciles, leer cada vez para prepararse bien", cuenta emocionada Carmen, madre de otras dos mujeres, de 19 y 11 años.

Más noticias