Mendoza Jueves, 23 de agosto de 2018

Aseguran que se van a cumplir los 180 días de clases

Luego de una reunión con padres de alumnos de los colegios secundarios, el rectorado de la UNCuyo tomó la decisión de extender el ciclo lectivo en caso de ser necesario.

En la tercera semana consecutiva de paro de docentes universitarios en reclamo de mejoras salariales, distintos grupos de padres de alumnos de colegios que dependen de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo) se reunieron con el rector Daniel Pizzi. Mientras que unos quieren que los chicos vuelvan a las clases, los otros defienden la medida de fuerza tomada por los trabajadores. La universidad aseguró que se cumplirán los 180 días de clases, aunque para eso se deba extender el ciclo lectivo.

Mientras en la puerta del rectorado había una manifestación de docentes, la reunión de Pizzi con los padres que están preocupados porque sus hijos llevan más de 30 días sin clases -cuentan los días de paro y otros asuetos- se realizó en el segundo piso, lejos del bullicio. Aunque solucionar el conflicto no es algo que dependa directamente de la UNCuyo, desde la universidad han tomado cartas en el asunto para tratar de ponerle paños fríos a la situación. Víctor Ibáñez, secretario de Relaciones Institucionales y Asuntos Legales del Rectorado, dijo que esperan que el pedido de conciliación obligatoria que presentaron el martes ante la delegación del Ministerio de Trabajo sea conducente y que de esa forma ambas partes se sienten a negociar.

En lo que va del año, la Conadu, el gremio que parita a nivel nacional, se ha reunido en sólo dos ocasiones en la mesa paritaria y las ofertas salariales que les han hecho han sido consideradas insuficientes. De ahí el endurecimiento de las medidas de fuerza que han llevado a tener, hasta ayer inclusive, 27 días de paro en lo que va del año.

Ibáñez sostuvo que la UNCuyo tiene alcance para pedir la conciliación. "Hay que lograr dar respuesta a todos los derechos que están en juego, tanto el de quienes reclaman que es respetado, como el derecho fundamental de los estudiantes a recibir educación. Nuestra universidad es la segunda en el país con más colegios secundarios", explicó.

Dijo que no se trata de un pedido común y explicó que la UNCuyo sí tiene las facultades para hacer esa solicitud. "Lo que se busca es equilibrar con proporcionalidad los derechos de unos y de otros. Existe en las universidades nacionales una delegación de representación a la paritaria en un consejo que reúne a todos los rectores y las normas que lo regulan no le prohíben a ninguna universidad ejercer su facultad de sentarse en una mesa de conciliación", afirmó.

Confirmó que hasta ahora no se ha evaluado descontarles a los docentes los días no trabajados. El año pasado, cuando la UNCuyo tomó la decisión de hacer ese descuento, se firmó el acuerdo salarial por lo que la quita quedó sin efecto.

"El rector ha comunicado que vamos a cumplir con la totalidad de los días previstos por el calendario de clases que corresponde, ya ha sido tomada la decisión", aseguró. Ibáñez negó de forma categórica que en la UNCuyo pudiese aplicarse alguna medida similar al ítem aula aunque los padres sí se lo pidieron.

Gabriela Di Lorenzo, representante de los padres autoconvocados que se reunieron con Pizzi, se mostró conforme tras la cita con el rector y contó que uno de los planteos concretos que hicieron fue el de resolver a largo plazo la dilación que tiene la paritaria salarial docente.

"Creo que hay una responsabilidad conjunta, las reuniones paritarias se realizan de a dos, la patronal y el gremio. La preocupación que tenemos es enorme, no sólo por los días perdidos de clases sino también por el enfrentamiento y el daño a toda la comunidad", comentó.