Mendoza Jueves, 30 de agosto de 2018

Alumnos seguirán con las tomas tras la marcha federal

Ya son 6, en la UNCuyo, las facultades ocupadas como medida contra el "desfinanciamiento educativo".

Un hormiguero de cientos de estudiantes y profesores se reunió el miércoles a las 17 en las puertas del Rectorado de la Universidad Nacional de Cuyo para acordar en una asamblea general las medidas que continuarán realizando hasta el fin de semana y comienzos de la siguiente, en medio del plan de lucha nacional en defensa de la educación pública y la paritaria docente.

Debatieron posturas hasta pasadas las 21 y además de ratificar el acompañamiento a la marcha federal que se realizará en todo el país, definieron continuar con más tomas de facultades. Desde las 20 del miércoles se sumó la ocupación estudiantil de la Facultad de Artes y Diseño. El martes que viene haría lo mismo la de Derecho, dado que no quisieron interrumpir las mesas dispuestas para esta semana.

El martes habían sido tomadas la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, la de Educación, la de Ciencias Aplicadas a la Industria en San Rafael, el edificio de Ciencias Económicas, también del departamento sureño, y la Facultad de Filosofía y Letras. La última asumió una postura histórica ya que no ocurría un escenario de protesta similar desde hace trece años.

Voces de los protagonistas

"Estamos defendiendo la universidad pública, gratuita, laica e inclusiva. Muchos de nosotros somos los primeros universitarios de nuestras familias y nos parece muy importante la lucha. Nos unimos a los docentes porque muchos años fueron invisibilizados", dijo Priscila Fernández (26), estudiante de Trabajo Social, quién al igual que sus compañeras participó en cátedras públicas en el predio universitario.

Laura Neri (44), una de las profesoras que dictaron su clase al aire libre el miércoles por la tarde, describió: "El panorama es muy incierto, pero la lucha docente está creciendo por el apoyo de los estudiantes y la sociedad, que le está dando legitimidad al reclamo. Se ha decidido dar clases públicas con el objetivo de no perjudicar a los alumnos, intentando construir una lucha colectiva y decisiones entre todos".

Con la asamblea de telón de fondo Lisandro Vergara (23), secretario del Centro de Estudiantes de Ciencias Políticas, dijo: "Hicimos una jornada de protesta con la intención de realizar actividades, charlas, exposiciones que contribuyeran a llenar de contenido político y debate las tomas para que no queden como una simple medida de fuerza. Evidentemente la crisis que está sufriendo la educación no es ajena a la crisis en general. Entendemos que podemos confluir para poner un freno al ajuste".

En las distintas conversaciones que los estudiantes intercambiaban con sus pares una palabra que formó parte del común denominador fue: "Desfinanciamiento". Según comentó la mayoría de los consultados, hay con esta gestión una reducción de becas, detenimiento de obras de infraestructura, precarización laboral por salarios bajos, supresión de espacios de trabajo y de programas socio educativos. Explicaban que no se trata solo de una cuestión de números, sino también una decisión política, "nos preguntamos si la universidad pública es parte de este proyecto", decían.

"Esta es una facultad que les abre las puertas a las clases media y baja, pero con las medidas que está tomando este gobierno se está viniendo todo abajo. Resulta cada vez más difícil llegar y costear gastos. Es un sacrificio muy grande para las familias y estudiantes. Los ajustes hacen difícil seguir cursando y mantener la carrera a pie. Este gobierno está atacando a la educación y los sueños de muchos alumnos", opinó Federico Torres (20), de Ciencias Políticas.

Florencia Francalancia (25), estudiante del Profesorado de Historia, contó: "Es muy significativa esta toma ya que la facultad de Filosofía es en dónde más perdura el Opus Dei y la influencia de la ultraderecha católica, y entonces es importante mantener esta fuerza estudiantil. De hecho ha sido la chispa que motivó las tomas en otras facultades".

"Además de que apoyamos y acompañamos a los docentes por un salario digno, estamos luchando por nuestros derechos como estudiantes por defender la educación pública, laica, de calidad y popular. Luchamos por nuestro futuro y por el de las próximas generaciones, para que tengamos profesionales de las universidades de acceso para todos", señaló Julieta Hernández (22) estudiante de Comunicación Social.

"No hemos estado simplemente en la toma encerrados en la facultad, hemos desarrollado clases públicas, hemos invitado a toda la comunidad de Filosofía y a cualquiera que se quisiera acercarse a las clases. La toma ha tenido un gran participación de los alumnos que no pertenecen a ningún partido", manifestó Agustina Montivero (20), alumna de Filosofía y Letras.

Unidos y organizados

Comisiones de logística, comunicación, seguridad y hasta de finanzas se organizaron en cada una de las facultades tomadas. De este modo, los estudiantes lograron garantizar el éxito y continuidad de la medida que fue acompañada en cada edificio por no menos de ochenta estudiantes.

"Hemos cocinado para unas cien personas. Hicimos una ollada popular con fideos, arroz y verduras con una colecta que hicimos entre todos", describió José Haltz (23), estudiante del Profesorado de Francés en Filosofía y Letras. Decenas de estudiantes pasaron la noche en esa universidad con mantas y frazadas velando por el futuro de la educación, que es también el futuro del país.