Mendoza Jueves, 16 de agosto de 2018

A poco del juicio, Lobos se quedó sin abogada

Más problemas para el exintendente de Guaymallén. Idéntica situación afrontan su esposa, Claudia Sgró, y su suegra, María Elena Fernández, coimputadas.

Luis Lobos se quedó sin abogada defensora por la renuncia de Anahí Venier a poco del juicio oral y público que deberá afrontar por el cobro de sueldos de falsos empleados de la Comuna de Guaymallén.

Idéntica situación afrontan su esposa, Claudia Sgró, y su suegra, María Elena Fernández, coimputadas por ser partícipes del delito de defraudación a la Administración Pública.

Impacto

La novedad cayó como una bomba en los tribunales y en Guaymallén, porque la salida de Venier "por diferencias irreconciliables" en todas las causas judiciales contra Lobos derivará en la designación de un nuevo defensor para Lobos y familia, y esto podría obligar a la postergación del debate fijado para el lunes 27.

El ex hombre fuerte de Guaymallén aún no designó nuevo abogado, y en caso de no hacerlo en las próximas horas será representado -al igual que su esposa y su suegra- por un letrado de pobres y ausentes, lo que garantiza el derecho de defensa.

Técnicamente el motivo se denomina "diferencias irreconciliables" pero en lenguaje mundano podría decirse que el clan Lobos, y particularmente las coimputadas, no estaban plenamente de acuerdo con la estrategia defensiva, lo que derivó en la renuncia de Venier.

El caso

Lobos, su esposa y su suegra serán juzgados por cobrar el sueldo de dos personas que figuraban como empleadas de la Comuna pero nunca trabajaron allí. Se trata de Laura Fara y Pablo Muller: la doméstica de la suegra de Lobos y su hijo.

Fara llevó el caso a la Justicia, que fue investigado y elevado a juicio por la fiscal de Delitos Económicos Susana Muscianisi.

Se han conocido filmaciones que muestran a la suegra de Lobos en cajeros retirando dinero de las cuentas a nombre de Fara y Muller, informes bancarios, testigos y legajos firmados por Lobos según dos peritos calígrafos.