Mendoza Miércoles, 5 de septiembre de 2018

A Macri lo esperan demandas "urgentes" en su visita a Mendoza

El mandatario se reunirá el viernes con la COVIAR, donde recibirá el respaldo de la industria por las retenciones a las exportaciones.

En medio de la delicada coyuntura económica y política que aqueja al país, el presidente Mauricio Macri visitará Mendoza y se reunirá con la mesa de competitividad vitivinícola, que lo espera con un apoyo explícito a las medidas por las nuevas retenciones a las exportaciones, pero también con demandas urgentes. La primera, facilitar instrumentos para frenar la caída de las ventas de vino, eliminar los excedentes y repuntar la actividad.

El cónclave con los bodegueros será el viernes y lo anticipó Walter Bressia, titular de Bodegas de Argentina.

Sin embargo, Macri podría llegar un día antes, mañana, para participar en un congreso de la mesa nacional de turismo, que se realizará en el hotel Potrerillos, en Luján de Cuyo.

El propio Bressia dio cuenta de la asistencia del Presidente al evento, ya que él participará y está agendado que Macri esté allí.

Diario UNO pudo saber que el hotel Potrerillos tiene reservada la suite presidencial para el mandatario para ese día.

Desde el Gobierno provincial indicaron que aún no tienen información confirmada, pero respondieron que "es posible" que Macri esté en Potrerillos este jueves, lo que supondría que se quedaría dos jornadas en la provincia.

En cuanto al encuentro con la industria del vino, Bressia dijo a Diario UNO: "Lo teníamos programado desde el año pasado. El sábado nos llamaron para decirnos que no venía, por toda la situación que ya conocemos, pero ayer (por el lunes) nos volvieron a llamar avisando que el próximo viernes se reunirá con nosotros en la provincia".

El bodeguero indicó que la reunión del presidente Macri con la mesa de competitividad vitivinícola tendrá referentes de todo el país y será cerca del mediodía.

Fuera de eso, desconoce detalles sobre si el mandatario nacional tiene previstas actividades públicas en Mendoza.

A nadie escapa que todo dependerá del día a día de la semana, teniendo en cuenta los vaivenes que por estas horas sufre el Gobierno con la inflación, la corrida del dólar y las negociaciones con el FMI (Fondo Monetario Internacional).

Sin embargo, ayer por la tarde Macri asistió a un acto en la UIA (Unión Industrial Argentina) donde dio un fuerte mensaje ratificando las medidas de su gestión.

Una agenda con actividades fuera de la Casa Rosada, e incluso en el interior del país, le daría al Presidente un aire de normalidad que su gestión perdió en los últimos días.

Oportunidad

La ocasión les permitirá a los bodegueros y grandes productores vitivinícolas encarar temas cruciales de la actividad, que no está pasando por su mejor momento.

Bressia señaló: "Uno de los temas que vamos a tratar es qué va a pasar con las retenciones, si van a ser por dos años o no. Queremos que nos explique al sector, porque él siempre ha manifestado el interés de que exportemos vino".

En ese sentido, el presidente de Bodegas Argentinas dejó muy en claro que la actividad apoyará las retenciones anunciadas: "Es un aporte que hace el sector en esta apuesta, nos solidarizamos con todo este esquema nacional, con estas retenciones para reducir el déficit fiscal. Como serían temporales, estamos dispuestos a seguir apoyando al Presidente".

Sin embargo, no ocultó la inquietud del sector: "El temor es cómo continuar con esta situación"

Bressia explicó, que hasta que llegó Macri al poder, la exportaciones vitivinícolas tenían 6% de retenciones en dólares, que se compensaban con 6% de reintegros impositivos.

El nuevo gobierno eliminó las retenciones, y los reintegros fueron reducidos en agosto pasado al 3,25%. Con el nuevo esquema de retenciones en pesos, la vitivinicultura estaría quedando ahora "con una diferencia negativa del 4,25%".

También señaló que entre los temas prioritarios a tratar "tenemos los acuerdos bilaterales Mercosur -Unión Europea, los aranceles con México, la polilla de la vid, la ley de jugos naturales para el uso de mostos y los arancelamientos de importación, que nos impactan con valores muy altos en productos que utilizamos como insumos, lo que nos quita competitividad".

Vender más

Otros referentes del mundo del vino, que prefirieron el off para no restarle protagonismo a Bressia, indicaron que "los temas centrales para hablar con el presidente Macri son la competitividad en el mercado externo, la promoción del mercado interno y los excedentes".

El dilema de la actividad en los últimos tiempos es el derrumbe de las ventas. Argentina exporta U$S800 millones, cuando en 2011 llegaba a U$S1.200 millones. Esos mercados se perdieron porque el precio del dólar se fue quedando.

Pero el 80% del vino que se elabora se consume en el país, y también en el mercado nacional cayeron los despachos.

En ese sentido, recalcaron: "Hoy la industria tiene una sola preocupación: vender más. La falta de venta es la causante de los excedentes de vino, que quedan en stock sin ser comercializados, y esto tira los precios abajo".

Le pedirán a Macri que la comercialización sea promocionada. ¿Cómo? Con algún tipo de beneficio impositivo, que de paso equipararía la diferencia negativa con las nuevas retenciones.

Más noticias