Mendoza Viernes, 30 de noviembre de 2018

190 días de clase: "Estamos ante otro ejemplo de demagogia educativa"

Más de 1.500 docentes protestaron por el inicio de clases en febrero, el poco presupuesto y el mal estado de las escuelas

Los maestros se manifestaron ayer en pleno centro. Los docente del SUTE y algunos de ATE, marcharon desde Peatonal y Sarmiento hacia la Legislatura en protesta por las nuevas medidas de la DGE, entre ellas el cronograma de 190 días para el ciclo 2019, que ha generado bronca.

Por un lado, el gobierno de Alfredo Cornejo, con Jaime Correas como director general de Escuelas, celebró dos ciclos lectivos donde se completaron 180 días de clases, pero buscando levantar la vara un poco más, para el calendario 2019 sumaron 10 días más de clases. "Estamos dando un salto de calidad en la organización del servicio educativo", manifestó el mandatario provincial, cuando dio a conocer el calendario para el año próximo. "En Lengua y Matemáticas, nuestros niños y adolescentes han mejorado sus rendimientos entre un 3% y 6%. Son leves mejorías, pero después de tanta caída, nos pone muy contentos", expuso Cornejo.

Jaime Correas, sostuvo que Mendoza es la primera provincia del país que cumple con los acuerdos del Consejo Federal de Educación sobre los 180 días de clases. Alcanzar los 190, pondría a la provincia cerca de otros países de la región, como Brasil (201 días de clases), Colombia (200), México (200), Costa Rica (198 y Chile (184), aunque la media total del paí , está por debajo de estos números, según un informe de OCDE (Organización para la Colaboración y el Desarrollo Económico).

Sin feriados departamentales

Para llegar a cumplir el objetivo de las 190 jornadas, se presentó el calendario y Cornejo informó que "los directivos deberán incorporarse a las escuelas el 8 de febrero y los docentes, el 11, mientras que los alumnos de nivel inicial, primario y secundario comenzarán las clases el 18. Entre el 8 y 19 de julio será el receso invernal, y la finalización de clases el 11 de diciembre".

Otros ajuste al cronograma escolar será dar de baja a los asuetos por el día de los municipios. Serán de clases efectivas y se buscará que ese día los alumnos hagan actividades sobre la historia de su departamento.

Otra medida es incorporar los días de jornadas, "que son actividades curriculares pero no de clases propiamente dichas", explicó Cornejo.

La voz enojada

En la otra vereda están alineados los docentes y celadores nucleados en el SUTE (Sindicato Unido de trabajadores de la Educación) y los propios padres de los alumnos. "Estamos ante otro ejemplo de demagogia educativa. Dicen cantidad es calidad. Cantidad de presupuesto puede ser calidad educativa, pero cantidad de días con escuelas que son bombas de tiempo, es más cansancio y desgaste. Es el tercer año que se reduce el presupuesto educativo y quieren sumar días de clases", protestó el secretario del gremio, Sebastián Henríquez.

En consonancia, Mario Albornoz, prosecretario de No docentes del SUTE, aclaró: "Algunos celadores deberán tomarse la licencia durante las clases afectando el servicio, por un lado y sobrecargando de trabajo a sus compañeros, por el otro", dijo.

Lo que preocupa a los padres y alumnos también, es la alta temperatura en febrero, y la falta de ventiladores en los establecimientos. Sin embargo, el titular de Infraestructura Social Básica, Emilio Pastorino, dijo que casi todas las aulas de las escuelas públicas cuentan con ventiladores. Sin embargo, el 40% de estos artefactos, estarían dañados.

Más noticias