Diario Uno > Espacio de marca > Hair recovery

Hair Recovery, los avances profesionales que cambiaron la historia de los trasplantes

En los años 90 nace Hair Recovery y con la compañía también nació una nueva forma de realizar trasplantes. ¿Los resultados? naturales, exitosos y diferentes a lo que se conocía. De la mano de profesionales reconocidos mundialmente, desde entonces Hair Recovery no deja de crecer y ofrecer soluciones certeras a la medida de cada paciente. La recuperación capilar tuvo un antes y un después. Conocé los detalles.

Los comienzos

En el año 1996 el Dr. Nicolás Lusicic (M.N. 80872) y la Dra. Alejandra Susacasa (M.N. 84966) se unieron para crear Hair Recovery. En ese momento las propuestas que había disponibles para recuperar el pelo en el mercado dejaban mucho que desear, porque recuperaban el cabello, pero no de una manera estética.

Los pacientes en ese momento no tenían muchas opciones para recuperar su pelo, porque ninguna ofrecía resultados verdaderamente naturales. “Tuvimos la idea de abandonar el mundo de la cirugía estética y dedicarnos única y exclusivamente a ser un centro especializado en trasplantes” cuenta el Dr. Nicolás Lusicic.

Te puede interesar...

El diferencial tuvo que ver con la especialización, algo que era totalmente nuevo y que no se ofrecía en la medicina o en la cirugía plástica de ese momento.

“La decisión fue un desafío, porque estábamos acotando el mercado con una propuesta para el sexo masculino y para personas especialmente dispuestas a hacerse una cirugía” cuenta Lusicic. El target era chico, pero la propuesta era fuerte y esto dio resultados.

Nueva técnica pelo x pelo y expansión

Las innovaciones siguieron en Hair Recovery y desarrollaron lo que denominaron trasplante pelo por pelo con cadena de frío, una nueva técnica lista para cambiar los trasplantes.

“La denominación pelo por pelo fue tan fuerte que hasta registramos el término” nos explica la Dra. Susacasa, “fuimos a un congreso en Estados Unidos y volvimos con un premio a nivel mundial por la innovación de la conservación en frío”.

Por otro lado, la expansión de la compañía era inminente porque en el centro se recibían pacientes de todo el país. Desde el año 2000 al 2002 abrieron tres centros en Córdoba, Rosario y Mendoza. A nivel oferta de tratamientos, también llegó una expansión en Hair Recovery, en 2005 desarrollaron el tratamiento Nutrifol basado en la nutrición folicular, sumando así propuestas para la mujer; esta técnica de mesoterapia es una solución para la pérdida o debilitamiento del pelo y también funciona para los hombres.

Latinoamérica y FUE

La idea siempre fue que los pacientes puedan contar con centros especializados cerca para poder realizarse tratamientos regulares. Hair Recovery entonces se expandió ahora a Latinoamérica. La apertura de sedes en países como Bolivia, Ecuador, República Dominicana y Paraguay, entre otros, potenció su expansión regional. Actualmente, Hair Recovery cuenta con 35 centros y más de 60 mil pacientes trasplantados con éxito rotundo.

“Otro de nuestros grandes crecimientos fue haber incorporado la técnica FUE, logrando trasplantar pelo por pelo con una cirugía que nos da muchas satisfacciones y resultados increíbles, hoy aproximadamente el 85% de las cirugías que hacemos son con esta técnica” comenta la Dra. Susacasa.

La técnica FUE consiguió otra innovación en trasplantes y cosechó casos exitosos y cada vez más pacientes que confían en este procedimiento.

Recuperar el pelo y la autoestima

“Uno recupera mucho más que su pelo. El que tiene pelo, no se da cuenta de lo que siente quien no lo tiene, y las mujeres ni hablar.” explica Lusicic empatizando con los usuarios “muchos se terminan rapando y el 99% no se rapa porque le gusta o le queda bien, lo hace por resignación”.

Ese sentimiento negativo cambia al conocer a Hair Recovery. Desde la primera consulta, el paciente es guiado y atendido por un equipo médico especializado, para recibir un tratamiento de última generación. El objetivo no es sólo recuperar su pelo, sino también algo fundamental para todos: la autoestima.