Editorial Jueves, 6 de septiembre de 2018

Peronismo y gobernabilidad

Macri necesita despejar todos los obstáculos en la relación con el peronismo no kirchnerista.

Los cinco peores meses en la vida de Mauricio Macri han sido -además de los de su famoso secuestro- los que comenzó a vivir en abril de este año con la crisis del dólar. Dicho por él mismo. Estos cinco meses ha debido cambiar varios puntos de vista, obligado por la cruda realidad.

Uno de ellos ha sido el de aceptar que debe tener mejor trato con el peronismo no kirchnerista, al que ahora reconoce en lugar de criticar. Como lo hizo en un pasaje de su discurso ante la UIA en el que les habla "a todos los dirigentes políticos" de todos los partidos que "están acompañando la gobernabilidad".

El motivo es claro. En un momento en el que Nicolás Dujovne está en Washington para cerrar un nuevo acuerdo con el FMI, Macri necesita despejar los obstáculos en la relación con el PJ, sobre todo porque también tiene por delante la aprobación del Presupuesto 2019.

Una de las razones por las que el mendocino Ernesto Sanz no pudo tener chances de quedarse con el Ministerio del Interior fue porque el actual titular de esa cartera, Rogelio Frigerio, venía trabajando desde hace meses para ablandar a los gobernadores y ministros de las provincias.

Otro dato no menor es que Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal venían reclamándole a Macri desde hace tiempo un "gesto" hacia la oposición peronista, sobre todo en la actual crisis económica.

Entre reconocimientos y cuestionamientos, el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, uno de los más destacados peronistas "razonables", deslizó que colaborará desde su sector para que el Gobierno logre la aprobación del Presupuesto 2019, que contemplará las medidas que el oficialismo dio a conocer el lunes y que Dujovne presentó el martes ante el FMI.

Vemos, si no, lo que dijo Urtubey: "No comparto el paquete de medidas anunciadas por el Presidente. No estoy de acuerdo. Pero si es la herramienta que el Gobierno necesita para cumplir con el plan económico que ellos tienen establecido, hay que ayudarlos a que lo tengan. Porque no le puedo imponer un presupuesto a un gobierno siendo yo opositor", afirmó el salteño en una entrevista. Antes, el gobernador resaltó como "positivo" que "se haya asumido que estamos ante una crisis importante. Lo primero a tener en cuenta para solucionar un problema es admitirlo".

Luego cuestionó: "La reducción del déficit fiscal es necesaria pero no suficiente para solucionar los problemas. Son importantes los esfuerzos para arribar al equilibrio fiscal primario, pero también para generar condiciones para que la caída de la actividad económica no sea tan brutal como en las últimas semanas y meses".

Más noticias