Editorial Lunes, 19 de noviembre de 2018

Ahora, hay que buscar la verdad

Para comenzar a hacer justicia se fundamental saber por qué se produjo la tragedia del ARA San Juan.

Más allá de los secretos de rigor por tratarse de un arma de guerra, la judicialización, la movilización de los familiares y las investigaciones periodísticas que se fueron dando a lo largo de un año, tras la tragedia del ARA San Juan, serán determinantes para saber los porqué de la implosión del submarino, de las demoras para encontrarlo y de las condiciones técnicas en las que se encontraba la nave de la Armada Argentina el 15 de noviembre de 2017.

Tras darse a conocer que se había perdido contacto con el Submarino ARA San Juan, salieron a la luz irregularidades e imprecisiones, como las dificultades para precisar la cantidad de tripulantes, sus nombres, las del recorrido que realizarían hasta llegar a Mar del Plata.

Desesperación, incertidumbre, angustia, dolor, bronca. Los sentimientos de los familiares fueron mostrado todo un entorno poco profesional, donde las frases desafortunadas, las inacciones, los desencuentros y los rumores dañinos generaron un ámbito de desconfianzas y acusaciones contra una de las instituciones del Estado.

Más allá de que a los pocos días de perder contacto y activar la alarma más de una veintena de países se sumaron a la búsqueda, nada fue claro hasta el anuncio del hallazgo hace dos días.

Hoy por hoy, es clave el rol que juega la jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yáñez, quien ha convocado a expertos para analizar parte de las 67.000 imágenes que consiguió la empresa que tenía asignada la tarea de encontrarlo, la Ocean Infinity.

La magistrada ya cuenta con el testimonio de 80 testigos. Busca saber si es verdad que la nave no estaba en condiciones, que se había reiterado una serie de inconvenientes técnicos unos meses antes de la tragedia. La investigación apunta, sobre todo, a la sospecha de que no se hizo bien la reparación del ARA San Juan, más allá del presupuesto millonario con que contó, lo que vuelve a poner en el tapete las administraciones de los recursos del Estado, donde siempre está la presunción de haya actuado algún tentáculo de corrupción.

Saber por qué se hundió el Ara San Juan es fundamental, porque la verdad es fundamental. Es una forma de comenzar a hacer justicia y de buscar las formas para que una tragedia así no se repita.

Más noticias