Economia Domingo, 23 de septiembre de 2018

La crisis cambiaria se llevó más de U$S29.000 millones

Las reservas internacionales del Banco Central acumulan una caída de 29.000 millones de dólares en lo que va del año, con descensos provocados por la corrida cambiaria en dos etapas.

Ahora, el Gobierno apuesta nuevamente a un desembolso multimillonario del Fondo Monetario Internacional (FMI) en las próximas semanas para volver a fortalecer el poder de fuego del Banco Central.

Las reservas finalizaron el viernes en 49.561 millones de dólares, aumentando 579 millones respecto al día anterior: fue la primera suba diaria desde el 7 de septiembre y respondió al alza de los títulos públicos que forman parte de ellas.

También en la semana entraron al país 930 millones de dólares de inversores financieros para comprar Letras Capitalizables emitidas por Hacienda, atraídos por tasas del 50% y con el compromiso del Gobierno en el Presupuesto 2019 de mantener el dólar en torno a los $40.

Según la opinión del ex presidente del Banco Central, Aldo Pignanelli, ahora podría darse "entre 60 y 90 días de pax cambiaria" con aumento de reservas por la llegada de dólares financieros, pero hacia fin de año habría nuevas presiones sobre el tipo de cambio.

El Banco Central pondría en marcha próximamente un sistema de bandas de flotación, es decir, establecería un piso y un techo dentro del cual permitiría mover al precio del dólar; superado el techo o perforado el piso, la entidad tendría manos libres para hacer volver el precio del dólar al interior de esas bandas.

"La clave será que el piso del dólar no esté lejos del spot actual para aprovechar el potencial ingreso de capitales financieros para que el Central refuerce reservas o bien el Tesoro compre dólares financieros con los pesos depositados y con eso recompre Letes en dólares a tasas altas", opinó Federico Furiase, del estudio EcoGo.

Con tasas en pesos de entre 50% y 60%, las gestiones de Luis Caputo en el Central y de Nicolás Dujovne en el Ministerio de Hacienda están buscando por distintas vías frenar de una vez por todas la elevada demanda de dólares por la desconfianza con el peso.

De los 29.051 millones de dólares que se fueron de las reservas a lo largo de este año, el 85% son billetes tomados por el país como crédito en el mercado internacional, en el Fondo Monetario y en el Banco de Basilea, es decir, deuda que aún hay que pagar.