Economia Martes, 1 de mayo de 2018

EE.UU. eximió a la Argentina de los aranceles al acero y al aluminio

También llegó al mismo acuerdo con Brasil y Australia. Los aranceles habían entrado en vigor a fines de marzo.

El gobierno estadounidense de Donald Trump confirmó un "principio de acuerdo" con la Argentina para permitir las importaciones de acero y aluminio sin la imposición de aranceles.

La Casa Blanca dijo en un comunicado que alcanzó un "acuerdo de principio" con Argentina, Brasil y Australia cuyos "detalles se conocerán próximamente", mientras que ratificó restricciones para productores de otras partes del mundo.

Estados Unidos había decidido el 22 de marzo pasado eximir hasta el 1 de mayo a la UE y varios países, incluidos la Argentina, México y Brasil, de los pesados aranceles al acero y al aluminio.

El presidente Mauricio Macri aprovechó la Cumbre de las Américas -en Perú a mediados de abril- para pidirle los Estados Unidos que la Argentina sea exceptuada de manera definitiva de los aranceles del 25 por ciento al acero y del 10 por ciento al aluminio.

Macri argumentó que las exportaciones argentinas de acero no desplazan la producción nacional de los Estados Unidos dado que sólo representan el 0,6% de las importaciones totales de ese país, por unos 800 millones de dólares.

La Casa Blanca comunicó este martes que aceptó prorrogar hasta el 1 de junio la exoneración provisora de aranceles a las importaciones de acero y de aluminio provenientes de Canadá, México y la Unión Europea, evitando una escalada en este conflicto comercial.

"El gobierno (de Trump) prolongó 30 días las negociaciones con Canadá, México y la Unión Europea", señaló la presidencia en un comunicado.

"En todas estas negociaciones, la administración mantiene el foco en las cuotas que restringirán las importaciones (...) y preservarán la seguridad nacional", agrega.

Trump había promulgado el 8 de marzo unos aranceles de 25% a las importaciones de acero y de 10% a las compras de aluminio, excluyendo de inmediato a Canadá y México de esa disposición y a fines de marzo, de forma provisoria, a la Unión Europea.

En el caso de Canadá y México, Washington vinculó una exoneración definitiva de estos aranceles a una renegociación favorable a sus intereses del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Este breve respiro se produce en momentos en que los europeos multiplican su demanda de exoneración definitiva de estos aranceles y amenazan con responder con medidas similares en caso de que sean implementados.

"Hay contactos a todos los niveles", se limitó a afirmar el lunes el portavoz de la Comisión Europea Margaritis Schinas durante su rueda de prensa diaria. "Somos pacientes, pero estamos también preparados" para actuar, advirtió.

A cambio de la exoneración de los aranceles, Estados Unidos reclama concesiones comerciales.