Día de la madre

Su hermana murió en una comisaría de San Luis y ella adoptó a sus hijos

Celeste Morales es la hermana de Florencia, quien fue presuntamente asesinada por la policía de San Luis. Ahora cría a su propio hijo y a sus sobrinos, y se hace cargo del pedido de justicia por Florencia

El 5 de abril de 2020, comenzó como cualquier otro día de la cuarentena para Celeste Morales (42). Tenía que ir a trabajar, porque es licenciada en Obstetricia en una clínica privada. También tenía que cuidar de su único hijo biológico, que en ese momento tenía 5 años y llevar adelante su casa. Hasta ese momento, su historia transcurría con la previsibilidad de lo cotidiano que tanto tranquiliza.

Lo que ella no sabía, es que ese día su vida cambiaría para siempre. En la tarde, recibió un llamado de una amiga de su hermana Florencia Morales (39), que en ese momento residía en Santa Rosa de Conlara, en San Luis. le dijo que la habían detenido por violar el confinamiento impuesto por la pandemia. Intentó comunicarse con ella, y también con la comisaría adonde le decían que estaba declarando. Ella no solo estaba preocupada por su hermana, sino por sus sobrinos, que en ese momento tenían 12 y 8 años, pensando con quien estarían ellos mientras su madre se encontraba detenida. A las dos de la mañana, un policía le dijo que Florencia estaba muerta, que se había suicidado en una celda y que tenía que ir a reconocer el cuerpo a la morgue.

De repente, su vida, la de su hermana, la de su propio hijo y la de sus sobrinos, pasaron como un flash en su cabeza. Pero inmediatamente, supo qué hacer.

Desde ese abril signado por la tragedia, Celeste pasó de tener un hijo a tener 3, y una vida que perdió totalmente la previsibilidad de lo cotidiano, y no fue tranquila nunca más.

Sin embargo, ella asegura que está conforme con el papel que le tocó llevar adelante en esta historia.

Todos los días le agradezco a Dios haberme puesto e el lugar en el que me puso, porque no sé qué hubiera sido de mis sobrinos si no hubiésemos estado nosotros Todos los días le agradezco a Dios haberme puesto e el lugar en el que me puso, porque no sé qué hubiera sido de mis sobrinos si no hubiésemos estado nosotros

Actualmente Celeste vive con sus padres, quienes le ayudan a hacerse cargo de la situación, que no solo incluye la crianza de los niños, sino que muchas veces le implica viajar a San Luis y luchar para que lo que le pasó a su hermana no quede impune.

La maternidad elegida

Si de algo está segura Celeste, es que no le impusieron nunca la crianza de los niños de Florencia, que lo hizo con una certeza y con una decisión completamente personal.

Mi instinto de mamá gallina fue meter a mis pollitos debajo de mis alas, porque los nenes estaban solos. Nunca dudé, nunca pedí la opinión de nadie, quería tener a mis sobrinos conmigo, así es que los fui a buscar Mi instinto de mamá gallina fue meter a mis pollitos debajo de mis alas, porque los nenes estaban solos. Nunca dudé, nunca pedí la opinión de nadie, quería tener a mis sobrinos conmigo, así es que los fui a buscar

Celeste y su hijo.jpg
Celeste y su único hijo biológico, que ahora se cría como hermano de los hijos de Florencia

Celeste y su único hijo biológico, que ahora se cría como hermano de los hijos de Florencia

Cuenta que todo ha sido muy difícil, porque además sus sobrinos no cuentan con una figura paterna que los contenga. Todo el trabajo fue de ella y de los abuelos de los niños. Tampoco cuentan con ninguna ayuda económica, salir adelante con esta nueva familia proviene de su propio esfuerzo y del de sus padres.

Según su relato, lo que más le ha costado es la contención emocional de los chicos.

No solo perdieron a su mamá, sino parte de su historia. Ellos vivían en otra provincia, con otra escuela y otra vida. Yo traté desde un principio de contenerlos y de hacer un papel lo más parecido al que hacía mi hermana con ellos, pero yo no voy a ser nunca igual a mi hermana en eso, porque cada mamá es diferente. Tiene su manera de criar a sus hijos, les da sus mañas y sus gustos. Aunque ellos saben que yo trato de darles lo mejor No solo perdieron a su mamá, sino parte de su historia. Ellos vivían en otra provincia, con otra escuela y otra vida. Yo traté desde un principio de contenerlos y de hacer un papel lo más parecido al que hacía mi hermana con ellos, pero yo no voy a ser nunca igual a mi hermana en eso, porque cada mamá es diferente. Tiene su manera de criar a sus hijos, les da sus mañas y sus gustos. Aunque ellos saben que yo trato de darles lo mejor

El duelo compartido

Para Celeste, perder a su hermana fue perder a su confidente, a su compañera. "A veces no puedo creer que no voy a hablar más con ella. Muchas veces la gente me dice que le hable como si estuviera, pero no está, no está y nunca más va a estar".

Ese es su propio dolor, el que siente que muchas veces tuvo que negar, porque no quería llorar adelante de los chicos. Además, también se tenía que hacer cargo de contener emocionalmente a su propio hijo, que pasó de la exclusividad de su madre, a tener que compartirla.

El camino se volvió difícil, muy difícil para todos.

Hasta que un día hablamos con mi mamá, y nos dijimos por qué no llorar. Por qué no compartir ese duelo con los chicos. Cada uno lo va a hacer a su manera, pero nos podíamos acompaña Hasta que un día hablamos con mi mamá, y nos dijimos por qué no llorar. Por qué no compartir ese duelo con los chicos. Cada uno lo va a hacer a su manera, pero nos podíamos acompaña

Cuenta que la situación cambió mucho para los niños después de la marcha de las piedras, la que se hizo para recordar a las personas fallecidas en situación de pandemia, casi todas víctimas del Covid-19.

Fue muy emotivo, mis sobrinos entendieron que lo que le había pasado a su mamá no era como les habían dicho, que su mamá no se había quitado la vida, sino que se estaba investigando. Tratamos de que no les llegara información de las redes sociales, o de las noticias, pero cuando se hizo la marcha de las piedras, ellos quisieron estar. Para nosotros como familia fue muy importante, también porque nos encontramos con otras personas que habían perdido a sus seres queridos, nos sentimos acompañados Fue muy emotivo, mis sobrinos entendieron que lo que le había pasado a su mamá no era como les habían dicho, que su mamá no se había quitado la vida, sino que se estaba investigando. Tratamos de que no les llegara información de las redes sociales, o de las noticias, pero cuando se hizo la marcha de las piedras, ellos quisieron estar. Para nosotros como familia fue muy importante, también porque nos encontramos con otras personas que habían perdido a sus seres queridos, nos sentimos acompañados

El pedido de justicia

Otro de los objetivos de la realidad actual de Celeste, es que se haga justicia por su hermana. Por eso es la que se comunica con los abogados, con los peritos, con la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, que se constituyó como querellante en la causa, y con los medios.

Tanto esfuerzo tuvo su recompensa: en septiembre, nuevos peritajes determinaron que su hermana no se suicidó sino que fue ahorcada con un cordón. Por la causa quedaron imputados todos los policías que estuvieron ese día en la comisaría de Santa Rosa de Conlara.

No es para nada asidua a la popularidad, pero no se detiene en la búsqueda de respuestas.

Voy a luchar hasta donde me den las fuerzas, para demostrar que a mi hermana la mataron. También lo hago por mis sobrinos, para que no se queden con la idea de un suicidio. Un suicidio equivale a un abandono, y a egoísmo. Pero un homicidio es otra cosa. Estuvo fuera de su voluntad no estar más con sus hijos y quiero que ellos lo entiendan así Voy a luchar hasta donde me den las fuerzas, para demostrar que a mi hermana la mataron. También lo hago por mis sobrinos, para que no se queden con la idea de un suicidio. Un suicidio equivale a un abandono, y a egoísmo. Pero un homicidio es otra cosa. Estuvo fuera de su voluntad no estar más con sus hijos y quiero que ellos lo entiendan así

En ese pedido de justicia, muchas veces "olvida" que está triste y cuando lo recuerda, le cuesta más asumirlo.

Es terrible pensar cómo la vida cambia de un día para el otro. Duele, duele todo. No se me murió una persona indiferente para mi, se me murió mi hermana, ella me marcó. Me quedaron muchas charlas pendientes, pero me tranquiliza saber que estoy haciendo todo lo posible por que su muerte no quede impune" Es terrible pensar cómo la vida cambia de un día para el otro. Duele, duele todo. No se me murió una persona indiferente para mi, se me murió mi hermana, ella me marcó. Me quedaron muchas charlas pendientes, pero me tranquiliza saber que estoy haciendo todo lo posible por que su muerte no quede impune"