Diario Uno > Policiales > Asalto en Godoy Cruz

Dos robos con armas de fuego a un delivery y a un playero en el Gran Mendoza

Una de las pocas actividades que se mantuvo en movimiento desde el inicio de la cuarentena impuesta por la pandemia de coronavirus fue la de los repartidores de comidas a domicilio -deliverys-, y esto no les fue ajenos a los siempre alertas amigos de lo ajeno. Este sábado por la noche, un joven trabajador lasherino, se quedó sin su herramienta de trabajo -la moto-. También siguió la tradición delictiva, y no pudo faltar en los partes policiales el asalto a una estación de servicio, en este caso, una de Godoy Cruz.

Te puede interesar: Finanzas provinciales. Suarez evalúa pagar en cuotas el aguinaldo de los estatales de Mendoza

Apenas pasadas las 22 de este sábado, un joven que trabaja haciendo delivery para una casa de comidas de Las Heras, cuando llevaba un pedido fue asaltado por unos sujetos armados que le robaron la moto.

El repartidor, de 23 años, fue interceptado por delincuentes cuando entregaba la mercadería en un domicilio de la calle Beltrán -al 2900- de Las Heras, y bajo amenazas con armas lo despojaron de su moto, un scooter Zanella 150cc, perdiendo así su principal herramienta y fuente de ingresos. Investiga el caso la Comisaría 36°.

Asalto a una GNC

En otro hecho delictivo, pero ya en la madrugada de este domingo, quienes sufrieron un asalto a mano armada fueron los empleados de una estación de servicio expendedora de GNC, en el Corredor del Oeste, en Godoy Cruz.

A las 5.15 de la mañana, el operario de playa de la estación de servicio de GNC de calle Boulogne Sur Mer (entre Amengual y Pellegrini), de Villa Hipódromo, Godoy Cruz, resultó asaltado y despojado de la recaudación que portaba.

El playero, de 34 años, se dispuso a despacharle combustible a un auto Volkswagen Gol, y al finalizar la carga y querer cobrar, se vio sorprendido por los integrantes del vehículo, quienes bajo amenazas con armas de fuego, no sólo no abonaron la cuenta, sino que le arrebataron la billetera con 1.200 pesos al trabajador, para darse a la fuga de inmediato.

Seguir leyendo