Policiales Martes, 30 de mayo de 2017

Las cinco veces que entró y salió del penal el hombre asesinado en el barrio San Martín

En el prontuario de Aníbal Pesetti (49) rezaban delitos desde el año 1984 hasta 2013, pasando por hurtos, robos, homicidios, evasiones, daños y hasta un abuso sexual simple.

Aníbal Pesetti Berdu protagonizó una vez más las crónicas policiales, aunque esta vez en calidad de víctima fatal de un asesinato ocurrido en el barrio San Martín este martes y no como victimario. El hombre, que dentro de casi tres semanas cumplía 50 años, tenía una importante cantidad de antecedentes.

En su legajo judicial rezaban delitos desde el año 1984 hasta 2013, pasando por hurtos, robos, homicidios, evasiones, daños y hasta un abuso sexual simple.

Su primer ingreso al penal fue en agosto de 1986, en una causa por un homicidio, donde fue procesado en prisión preventiva y condenado a 13 años de prisión un año después. En ese lapso, protagonizó una pelea, un incendio, un intento de fuga, daños en el penal y resistencia a la autoridad, por lo que le unificaron todas las penas a 14 años y 3 meses de encarcelamiento.

En noviembre de 1988 fue trasladado a la Colonia Penal de Candelaria, ubicada en la provincia de Misiones.

A mediados de 1994 obtuvo la rebaja de su pena a 12 años y 6 meses. La Segunda Cámara del Crimen le otorgó la libertad condicional en diciembre de ese año.

En julio de 2000 volvió a cometer un delito, en este caso una resistencia a la autoridad, por lo cual fue condenado a un año y medio de prisión. Si bien es una pena excarcelable, como era reincidente ingresó al penal y salió a los dos meses.

Dos años más tarde, en febrero de 2002, una causa por tenencia ilegal de arma de guerra lo hizo ingresar al servicio penitenciario local por tercera vez y lograr salir en junio de 2005, tras cumplir la pena.

El 19 de enero de 2008 fue atrapado tras un robo simple cometido en Ciudad, cuatro meses después lo condenaron a 6 meses de privación de la libertad y volvió a salir en julio siguiente.

El 2013 lo encontró tras las rejas una vez más, cuando en marzo fue encontrado culpable de un abuso sexual simple y le dictaron 5 meses de prisión, aunque no lograron detenerlo en ese momento. Cayó a los pocos días por un robo agravado por el uso de arma de fuego y quedó alojado en el penal de Boulogne Sur Mer. En julio lo trasladaron al complejo Almafuerte.

Su última libertad la obtuvo el 20 de octubre de 2015, cuando terminó de cumplir las condenas de ambos delitos.

Más noticias