Policiales Ladrillo
Un cumpleaños que terminó mal

Otro ataque en manada deja a un hombre en estado crítico: hasta le pegaron con un ladrillo

Por UNO
,0)]-->

Fue a un cumpleaños y todo terminó mal. Al menos cinco personas lo atacaron a golpes de puño, patadas y lo remataron con un ladrillo. Está en estado crítico en un hospital de San Nicolás.

Te puede interesar: ANSES: cronograma de pago de febrero para AUH, SUAF y jubilaciones

Se trata de Javier Ferreyra, de 39 años, quien está en terapia intensiva, inconsciente y con un “edema” craneal.

Todo comenzó alrededor de las 6.30 del sábado, cuando Ferreyra participaba de una fiesta de cumpleaños en una vivienda particular de Ramallo, donde discutió con otro de los presentes.

“Había unos cincuenta invitados cuando se produjo una discusión del momento, a raíz de lo cual los dueños de casa desalojaron a las personas y dieron por terminada la fiesta”, explicó el fiscal de la causa, Ariel Tempo.

Según el fiscal, la discusión “derivó después en una pelea en la vía pública” donde la víctima fue perseguida unos 200 metros, y tras ser alcanzado por un grupo de al menos cinco personas “lo derribaron con un golpe con un ladrillo”.

La golpearon varias personas cuando ya estaba en el suelo, inconsciente, por lo que la víctima tuvo pocas oportunidades de defenderse”, detalló Tempo.

Las fuentes señalaron que tras la golpiza, Ferreyra fue auxiliado por vecinos y trasladado en ambulancia hasta el hospital Municipal donde los médicos constataron que presentaba un fuerte traumatismo de cráneo, fractura expuesta de mandíbula y un fuerte golpe en el tórax que le afectó el pulmón izquierdo.

Te puede interesar: Presos amenazaron a los rugbiers con un escalofriante video: "Los estamos esperando"

A partir de los datos aportados por los testigos, el fiscal Tempo imputó a cinco personas, tres de las cuales fueron detenidas el martes pasado por la Policía e identificadas como Juan Cruz Ríos (19), Guillermo Retamal (19) y Francisco Mendoza (22).

Tempo también acusó a una hermana de Ríos y al tío de ésta, de unos 30 años, aunque la joven no quedó detenida por decisión de la Justicia de Garantías y el hombre permanecía prófugo.

“La mujer prestó declaración y dijo que sólo intervino para separar a los agresores. Dijo que no vio a su hermano golpear a la víctima y que a su tío lo empujó en el momento en que vio que le iba a dar una patada a la víctima. Es una declaración subjetiva, no sé si del todo sincera”, relató el fiscal.

Tanto Ríos como Retamal se negaron a declarar, mientras que Mendoza sí lo hizo y aclaró que él conducía el Fiat Uno azul en el que se movilizaba con el resto de los sospechosos -y que fue secuestrado por la Policía- pero que no participó de la golpiza.

“También culpó a la chica”, detalló el fiscal, quien a todos les formuló cargos por “tentativa de homicidio”.

Consultado sobre el estado de salud de la víctima, Tempo indicó que presenta un “edema en la cabeza y no ha recuperado la conciencia” desde que fue atacado.

Y, respecto a si Ferreyra conocía a sus agresores, el fiscal estimó que por ser Ramallo una localidad de pocos habitantes, “es posible que se conocieran al menos de vista” aunque hasta el momento los testigos que declararon refirieron que no había un conocimiento entre ambas partes.

Temas relacionados: