Mendoza
Tres cofres con un cambalache de artículos de uso cotidiano fueron colocados en la plaza Pedro del Castillo para que sean abiertos en los festejos del Tricentenario

Sellaron una "cápsula del tiempo" por los 200 años de la Revolución de Mayo en Mendoza

Por UNO

Menos pretenciosa que un cofre de oro egipcio, la cápsula del tiempo del Bicentenario, sellada ayercon tres baúles de plástico en su interior que abrirán otros mendocinos en el 2110, será un humilde

y fiel testimonio de la vida diaria de sus antepasados del 2010.

Desde una netbook hasta un plumero y dos botellas con aire del Bicentenario; desde un MP3,

luces dicroicas, un teclado de computadora y hasta una esponja lavaplatos; desde un mensaje del

intendente Víctor Fayad a los mendocinos del futuro, un cuaderno con los mensajes dejados en el

sitio web del Municipio hasta un almanaque, chicles y un sobre de pañuelos descartables. Todo eso

fue guardado ayer en la cápsula hecha en el medio de la plaza Pedro del Castillo, donde hace 449

años fue fundada la ciudad de Mendoza.

A las 17.45 la placa fue colocada y la cápsula del tiempo, sellada con plomo, conmemorando

los 200 años de la Revolución de Mayo.

Los diarios de la fecha, entre ellos, la edición de Diario UNO de ayer, fueron depositados

para que dentro de un siglo los ciudadanos tengan un vistazo periodístico de estos días.

Decenas de vecinos que se agolparon en el Área Fundacional para visitar el museo, ver la

exhibición de autos antiguos y animarse a dar unos pasos de folclore con gauchos y chinas del siglo

XXI no quisieron perderse la oportunidad de dejar algo personal en la cápsula del tiempo.

Hasta tuvo que intervenir la policía municipal ante tanto entusiasmo entre los presentes.

Estampitas de la Virgen, tarjetas de crédito, lapiceras, anteojos, un Kinder sorpresa

ofrecido por una niña con su correspondiente premio y envoltorio, un mate con yerba que seguramente

será tan vigente y popular como ahora, llaveros, escarapelas, discos con música, una muñeca Barbie,

de todo cobijó la cápsula. Semillas, una cámara de fotos digital y un teléfono fijo completaron el

contenido.

"El desafío será el ambiente"

El intendente Víctor Fayad destacó antes de cerrar el cofre que "el medio ambiente es el

desafío de los próximos 100 años". Y exclamó: "Hay que cuidar la casa de todos, que es el planeta,

lo que no podemos remplazar. No importa si tenemos o no oro en la montaña. Tenemos agua y hay que

cuidarla, sin ella no podemos vivir".

Por su parte, Horacio Chiavazza, director del Museo del Área Fundacional e ideólogo de la

cápsula, dijo que "lo importante es cómo participó la gente y que haya hecho suyo esto".

 Embed      
La cápsula estará guardada 100 años.
La cápsula estará guardada 100 años.
 Embed      
La cápsula del tiempo fue sellada hasta el 2110.
La cápsula del tiempo fue sellada hasta el 2110.
 Embed      
La cápsula del tiempo fue sellada hasta el 2110.
La cápsula del tiempo fue sellada hasta el 2110.

Dejá tu comentario