Mendoza
Más de 500 médicos convocados por una revista de divulgación científica lo votaron como el mejor médico argentino por el compromiso que demostró mientras atendía al cantante. También felicitaron a Sergio Perrone, médico personal de El Gitano.

Premiado por su labor con Sandro

Por UNO

Más de 500 profesionales médicos convocados por la revista de divulgación científica Gracias Doctor eligieron a Claudio Burgos como el mejor médico argentino por el compromiso

que demostró mientras atendía al carismático Sandro. Según sus pares, Burgos entabló una relación

medico-paciente modelo, al estar los 45 días que duró la internación del cantante en la Terapia

Cardiovascular del Hospital Italiano permanentemente a su lado. Además de la perseverancia, a

Burgos le reconocen la profundidad de sus conocimientos a la hora de tratar un caso tan difícil

como lo fue el de Roberto Sánchez, ya que como paciente tenía el 30% de posibilidades de

sobrevivir. Pero Burgos aceptó de igual modo el desafío de intentar salvarle la vida.

El galardón también será extendido a Sergio Perrone, médico personal del Gitano, por

acompañar a su paciente hasta las últimas instancias y buscar todas las oportunidades disponibles

para tratarlo.

La noticia llegó ayer hasta las oficinas del cardiólogo mientras monitoreaba por circuito

cerrado de televisión la conclusión de una cirugía que dos horas antes él mismo había comenzado. El

director de la publicación, Tulio Huberman, viajó especialmente desde Buenos Aires para comunicarle

la novedad sobre la distinción, que es otorgada desde hace 15 años y por la cual ya fueron

homenajeados colegas como René Favaloro o César Milstein, premio Nobel por su descubrimiento de los

anticuerpos monoclonales.

Huberman comentó que "Burgos demostró, con un líder de la sociedad como fue Sandro, tener

toda la perseverancia, nivel académico, y sabemos que estaba a punto de tener un éxito, pero la

infección lo impidió. También sabemos que esa dedicación es igual para todos los pacientes que él

atiende, nada más que en este caso trascendió".

Según Huberman, "la relación médico-paciente es una simbiosis entre ambos, el médico se

dedica con tiempo y el paciente le da su confianza".

Y agregó: "No hay tecnología, no hay hotelería ni medicamentos que valgan si el médico no

sabe diagnosticar y si no le dedica tiempo al paciente. Lo que ocurre es el sistema de salud no se

adapta a la verdadera necesidad de la medicina, que es la dedicación, el tiempo que un médico debe

tener para darle a cada paciente. En los hospitales cada profesional tiene tantos pacientes que es

imposible poder estudiarlos como se debe, pero algunos, sin embargo, igual se hacen el tiempo. Por

eso para nosotros la relación-medico paciente es tan importante".

Sobre el premio que le será otorgado en octubre próximo, Burgos dijo: "Es una gran alegría

que tus pares te reconozcan. Todo el equipo médico que trabajó en el caso de Sandro trabajó mucho,

con mucha dedicación y profesionalismo. Yo creo que la oportunidad de vivir es lo valioso, nosotros

le dimos esa oportunidad a él, agotamos todos los recursos médicos disponibles, pero Dios es el que

decide si esa oportunidad prospera".

Sorprendido

A la distancia, Burgos sigue sorprendido por las repercusiones mediáticas que tuvo su

paciente, cómo lo quería la gente y lo que generó en aquellos días ese amor al ídolo. "Estábamos

muy asombrados de todo lo que provocó este hombre en los medios, cómo siguieron el caso, no pudimos

preverlo ninguno de los que integrábamos el equipo", y comentó que después de la muerte de Sandro

muchos medios le insistieron para comprarle las fotos de la intervención.

De todos modos, el cardiólogo consideró que la presencia de la prensa en la puerta del

hospital fue algo positivo, porque "la gente quería saber lo que estaba pasando con él; todo lo que

dijimos está en la historia clínica, que es así de alta (hace un gesto con las manos para mostrar

el grosor del expediente), y si miran las notas está claro que nunca nos guardamos nada".

 Embed      
Claudio Burgos estuvo al frente del equipo que trasplantó a Sandro.
Claudio Burgos estuvo al frente del equipo que trasplantó a Sandro.
 Embed      
Claudio Burgos estuvo al frente del equipo que trasplantó a Sandro.
Claudio Burgos estuvo al frente del equipo que trasplantó a Sandro.
 Embed      
Burgos acompañado de Sergio Perrone, médico personal de El Gitano.
Burgos acompañado de Sergio Perrone, médico personal de El Gitano.

Dejá tu comentario