Mendoza
Un grupo de jóvenes convoca a los ciudadanos a monitorear sesiones de los Concejos Deliberantes municipales y conocer la actividad de los ediles. Su primera experiencia fue en Capital.

Facebook no sirve sólo para las rateadas

Por UNO

Facebook es, por estas horas, objeto de críticas y preocupación de la justicia tras el revueloque generó la

gran

rateada mendocina. Pero no todos los grupos de la red social tienen fines de ética

cuestionable. Jóvenes

convocaron

a mendocinos en su lucha por ejercer el poder ciudadano: quieren auditar durante todo el año

las sesiones de los distintos concejos deliberantes de los municipios.

"Los medios generalmente cubren noticias provinciales y nacionales, pero poco lugar se les da

a las municipales. Nuestra idea es ir a las sesiones del Concejo de todos los departamentos y ver

qué temas tratan. Después hacemos un informe y los publicamos en nuestra página de Facebook",

cuenta Rafael Kemelmajer, uno de los voluntarios que el martes, junto a un grupo de jóvenes,

monitorearon la sesión del Consejo Deliberante de Capital.

Se trata de una iniciativa conjunta del

grupo Ágora y la fundación

Nuestra Mendoza. A través del grupo de Facebook que se llama "

Cubrí una

sesión", se pretende crear una red de voluntarios en toda la provincia para monitorear todos

los Concejos.

Los resultados de la primera visita, en Capital, serán subidos en Facebook, desde donde se

quiere hacer un seguimiento de las sesiones de todo el año.

 

Algunas conclusiones

Éstos monitoreos, según dicen los voluntarios, no pretenden ser destructivos. La idea es

informarse para así poder analizar y participar.

Un concejal de Capital trabaja en el Concejo Deliberante, en promedio, de lunes a viernes de 9

a 13.30. Los lunes se reúne con sus pares para debatir los temas del martes (labor parlamentaria).

Ese día la sesión arranca alrededor de las 11 y se extiende hasta las 13. Miércoles, jueves y

viernes se reúnen en comisiones para tratar los distintos temas planteados en el parlamento. Por

las tardes se dedican a sus actividades personales y los más comprometidos invierten ese tiempo en

reunirse con los vecinos para acercar su problemática hasta el municipio.

Si bien existe el formalismo de convocar a una sesión para debatir los temas, en su mayoría

las decisiones fueron tomadas en la reunión de labor parlamentaria.

"Es muy difícil saber que están votando por que hablan de expedientes por número sin aclarar

mucho. Tenemos que empaparnos más sobre los proyectos antes de ir a la sesión para saber de qué se

trata. Muchos de los temas evidentemente ya estaban acordados y los que no lo pasaron a comisiones",

contó uno de los voluntarios.

Entre los voluntarios se encuentran jóvenes de diversas edades y profesión con un único

interés: participar como ciudadanos en política. Tomar asistencia e interiorizarse en los temas que

allí se traten serán algunas sus actividades durante todo el año. Quienes estén interesados en

sumarse a esta cruzada de poder ciudadano y cubrir junto a los voluntarios las sesiones de los

distintos COncejos, pueden contactarse con ellos a través de

su página

de Facebook.

Dejá tu comentario