Mendoza
El gobernador abrió el período de sesiones ordinarias de la Legislatura con un mensaje en el que enumeró obras, entre ellas la licitación del dique Los Blancos, y apeló a la concordia política. Qué temas no habló.

Ante el pleno legislativo, Jaque anunció que reestatizará OSM

Por UNO

Celso Jaque dejó inaugurado ayer el 170° período de sesiones ordinarias de la Legislatura, en sutercer año de gobierno, con un mensaje repleto de enumeraciones de obras públicas pero escaso tanto

de contenido político como de referencias a posibles deficiencias en la gestión.

El anuncio que logró captar la mayor atención del auditorio, formado por legisladores y por

buena parte de su elenco de Gobierno, fue cuando el mandatario anunció su decisión de reestatizar

Obras Sanitarias Mendoza, aunque no brindó demasiadas precisiones al respecto.

Jaque llegó poco antes de las 10 a la Casa de las Leyes. Todos esperaban ver cómo sería el

trato con su vicegobernador, Cristian Racconto, tras una semana en el que el distanciamiento entre

ambos no deja margen para la vuelta atrás. Y pasó lo que se esperaba: Jaque le dispensó un trato

frío y distante al vice, que se correspondió sólo con un débil apretón de manos y una frase de

rigor. "Feliz Día del Trabajador" fue todo lo que le dijo el mandatario.

"Es bienvenido el disenso, pero la dignidad, como opuesto al atropello y a la siembra

permanente de discordia, es algo que debiera tener más cabida en esta querida provincia", fue la

frase de contenido político más fuerte que Jaque lanzó durante los casi 80 minutos de su discurso.

Ausencias

Afuera, sobre la Peatonal, festejaban unos 200 militantes. Adentro, en el recinto,

intendentes del PJ, ministros y legisladores oficialistas estallaron en aplausos, como lo hicieron

en más de cuarenta ocasiones durante el tradicional mensaje, en el que faltaron personalidades

notorias. No estuvieron el arzobispo, José María Arancibia, ni el rector de la UNCuyo, Arturo

Somoza; ni personajes políticos como el intendente radical de Capital, Víctor Fayad. También faltó

el calor popular que hasta hace algunos años acompañaba este festejo y se notó una fuerte presencia

policial y numerosas vallas de seguridad varias cuadras a la redonda de la Legislatura.

El gobernador basó su mensaje en un largo recorrido de obras menores y grandes (anunció el

llamado a licitación del dique Los Blancos, en el Valle de Uco) y en un pedido a la oposición

política de trabajar en búsqueda del consenso.

Jaque pidió al menos por tres leyes que considera claves. Sobre la que más insistió fue la

sanción de la norma que terminará habilitando la explotación de sales de potasio en Malargüe. Pero

también hizo referencia a la Ley de Boliches, a que se trate la reforma de la Constitución y a que

se sancione la creación de la Empresa Provincial de Energía.

Caso extraño, obvió tramos que tenía redactados "por una cuestión de tiempos" . Uno de esos

aspectos estaba relacionado con la relación entre la Nación y la provincia. "No es que me haya

olvidado, quiero ratificar el avance en la reforma de la ley de coparticipación", dijo el

mandatario en la conferencia de prensa que brindó luego y en la cual aclaró temas que habían

formado parte de su "olvido".

De lo que no se habló

Celso Jaque siguió al pie de la letra su estrategia de resolución de conflictos. Esta vez con

la crisis desatada con Cristian Racconto. Molesto con la pregunta del periodismo, reiteró ayer que

de ese tema no iba a hablar más. El plan es el de siempre: acá no pasa nada y de esos problemas no

se habla. Pero el hecho de que no se diga nada no significa que el problema no esté. Y claro que

está.

El vicegobernador volvió a marcar luego de la Asamblea Legislativa sus diferencias y

seguramente esta relación rota repercutirá en el trabajo legislativo que se viene a partir de

ahora.

Casi la misma metodología podría aplicarse a lo que Jaque no dijo en su mensaje.

No aludió a la pobreza, que creció 13porciento, y tampoco a su relación con la Nación, sobre

todo desde el punto de vista fiscal. Mucho menos sobre el manejo de las cuentas públicas, sobre el

déficit o sobre el plan de viviendas, uno de los grandes anuncios en 2009 que ayer el gobernador

directamente no mencionó.

Dejá tu comentario