Lunes, 27 de febrero de 2017

¡Sincericidio!

Ailén Bechara dijo que le da vergüenza que la llamen actriz. Sin embargo, la rompe en Sálvese quién pueda, una de las obras de Carlos Paz m{as vistas.

Ailén Bechara comenzó como azafata en A todo o nada, el programa de Guido Kaczka, y en 2015 fue convocada por Marcelo Tinelli para consagrarse como la gran revelación del Bailando de ese año.

A pura seducción y simpatía, la rubia va por su segunda temporada haciendo teatro. Le da vergüenza que la llamen actriz, pero tiene muchas ganas de aprender. "Creo que el título de actriz me queda grande. ¡Perdón, Norma Aleandro! De todas maneras, voy aprendiendo cada vez un poquito más. Debuté en esto el año pasado y era un queso. Ahora estoy más afianzada y hasta yo noto el cambio, me siento más suelta arriba del escenario y aprendo día a día con mis compañeros, que son los mejores. Siento que voy ganando experiencia y oficio", dijo.

Más noticias