País Lunes, 3 de septiembre de 2018

Cristina, Massa y Urtubey cuestionaron las medidas de Macri

La ex presidenta acusó a Cambiemos de haber "llevado al país al abismo" en "menos de tres años"

La senadora Cristina Kirchner, el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, y otros dirigentes de la oposición cuestionaron hoy, con diferente tono, los anuncios del presidente Mauricio Macri para hacer frente a la crisis económica.

Tras su séptima presentación en los Tribunales de Comodoro Py, la ex presidenta acusó a Cambiemos de haber "llevado al país al abismo" en "menos de tres años" y dijo que eso fue posible pese a que "una parte importante de la oposición les votó todo lo que pidieron" y a que "cuentan con un poder judicial adicto y blindaje mediático".

"Una parte importante de la oposición les votó todo lo que pidieron, cuentan con un poder judicial adicto, blindaje mediático, establishment entusiasta y, así y todo, en menos de tres años han llevado el país al abismo", afirmó la senadora del Frente para la Victoria en su cuenta de Twitter.

A través de la misma red social, el mandatario salteño escribió: "Hay que salir de la crisis por el bien de los argentinos. Tengo importantes diferencias con los anuncios pero todos debemos ayudar porque si al Gobierno le va mal a la gente le va peor".

Massa tuvo una postura más dura que el salteño: se reunió con su equipo económico para analizar la situación y ante ellos consideró que el Ejecutivo "tiene que cambiar sus políticas monetarias", precisaron fuentes del espacio a la agencia NA.

Del encuentro participaron los diputados Marco Lavagna, José Ignacio de Mendiguren y Daniel Arroyo, además del ex presidente del Banco Central Aldo Pignanelli y el dirigente massista Matías Tombolini, actual presidente del Consejo Económico y Social de la Ciudad de Buenos Aires.

Durante la reunión, el tigrense señaló además que el jefe de Estado mostró "cero autocrítica" y consideró que las medidas que anunció no serán efectivas porque "sigue castigando al que trabaja y al que produce".

En este sentido, resaltó que el Gobierno "no le cobra bienes personales a quienes tienen bienes en el exterior" y ratificó que el oficialismo debería "cambiar el rumbo" de sus políticas.

Por su parte, el diputado Felipe Solá manifestó que el de Macri fue "un discurso de autoayuda" y agregó: "Lo grave de la reducción de Ministerios es lo que está detrás, la idea de desarrollo argentino está absolutamente alejada de todas las medidas del Gobierno".

También el bloque del Frente para la Victoria emitió un comunicado en el que advirtió que el jefe de Estado "hace ajuste sobre ajuste" y "sigue defraudando la confianza de los ciudadanos y ciudadanas que esperan y no ven en el Presidente una sensibilidad que lo empuje a buscar y hallar soluciones concretas a una crisis real atribuible a sus propias decisiones".

"Los objetivos económicos del proyecto político de Macri y Cambiemos no son sustentables, no son democráticos y no son moralmente defendibles. La crisis económica lleva al gobierno a una crisis política y el liderazgo del Presidente no aparece. La respuesta del gobierno es errática y repetitiva de recetas que nunca terminaron bien", insistió.

En tanto, el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) manifestó que el Gobierno "está ocultando que lo que más aumentó es el pago de la deuda" y agregó: "Ahora les va a pedir unas migajas de las exportaciones, mientras están ganando el doble que hace cuatro meses. El esfuerzo lo hace el pueblo trabajador mientras los especuladores siguen ganando".

También el senador de Proyecto Sur, Fernando "Pino" Solanas, sostuvo que Macri no tiene "la menor autocritica de los enormes errores cometidos" y se preguntó: "¿Quién va a pagar el costo de sus errores? ¿Quién se va a hacer cargo del 100 por ciento de devaluación, de la fuga permanente de miles y miles de dólares?".

"Y lo que es más grave, Macri sigue insistiendo con la misma receta. Si estos fueron los ´peores cinco meses de su vida´ que piense un segundo en aquellos miles que perdieron su trabajo, en las familias que no llegan a fin de mes, mientras ven cómo los funcionarios mantienen sus millones de dólares afuera porque no confían en el país que están gobernando y lo dicen a viva voz, sin que esto tenga ningún costo", apuntó.