Mundo

Mientras el ex presidente de EE.UU aseguró que la muerte del líder de Al Qaeda es un "éxito memorable", al actual mandatario le preocupa un "potencial aumento" de agresión contra sus coterráneos.

Bush festejó, pero Obama teme que crezca la violencia "antiestadounidense".

Por UNO

El ex presidente de Estados Unidos George W. Bush, aseguró que la muerte del líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, es un "éxito memorable". A la par, su sucesor: Barak Obama advierte un "potencial aumento" de la violencia "antiestadounidense".

"La lucha contra el terror continúa, pero esta noche Estados Unidos ha mandado un mensaje inequívoco: no importa cuanto se tarde, se hará justicia", sostuvo en un comunicado Bush que ocupaba el cargo de presidente de Estados Unidos en los atentados del 11 de septiembre en Nueva York.

Obama, anunció poco antes de la media noche del lunes que el ejército estadounidense había matado a Bin Laden en una operación en Pakistán y que tenía su cuerpo. En este sentido, el moreno presidente tamibién emitió un comunicado con la advertencia a sus ciudadanos de un "potencial aumento" de la violencia "antiestadounidense".

Por otra parte, el senador republicano John McCain, dijo estar "rebosante de alegría" tras conocer que Estados Unidos había acabado con la vida del "terrorista más buscado del mundo".

"El mundo es un lugar mejor y más justo ahora que Osama bin Laden no está en él. Espero que las familias de las víctimas de los ataques del 11 de septiembre duerman mejor esta noche y a partir de ahora al saber que se ha hecho justicia", declaró.

FUENTE: BBC Mundo

Dejá tu comentario