Mendoza
Madero Trading fue abierta en 2007 por José Pepe Rodríguez. Mientras trabajó allí viajó muy seguido a Venezuela y estuvo varias veces con los presidentes Chávez y Néstor Kirchner.

Un ex gerente de Pescarmona se vinculó a una empresa con negocios en Venezuela

Por UNO

Una pieza clave en la trama por presuntas coimas a funcionarios en el comercio binacional conVenezuela, que investiga el juez federal Julián Ercolini, fortaleció sus relaciones con el poder en

el país bolivariano en la última etapa de la década en la que fue gerente comercial del holding

mendocino Industrias Metalúrgicas Pescarmona. Hasta el 2006, José Ernesto Pepe Rodríguez lideró las

negociaciones a favor de la participación del consorcio local en obras destinadas al sector

energético venezolano y cuando dejó IMPSA organizó Madero Trading.

Se trata de una de las firmas que estuvieron entre las intermediarias que cobraron comisión

en los negocios privados que se cerraban con la ayuda de funcionarios argentinos y venezolanos. La

Justicia argentina investiga el eventual cobro de sobornos a los empresarios que participaron en el

negocio.

Rodríguez constituyó su empresa de trading el 14 de setiembre de 2007, cuando se empezaba a

recalentar el escándalo por el ingreso de 800.000 dólares no declarados por parte de Guido Antonini

Wilson al país en un vuelo rentado por la petrolera estatal del país de Hugo Chávez, PDVSA.

Fuentes allegadas a la investigación del llamado "coimagate" vinculan la caída de Antonini

con el cambio en el sistema de comercialización entre Argentina y Venezuela. Ése sería el origen de

la incorporación de dos empresas de trading a la operatoria: Madero y Palmat, con sede en Panamá.

La empresa que preside Rodríguez se instaló en Puerto Madero, en el mismo domicilio que la filial

argentina del Banco de Guayana, con el que opera Palmat.

Rodríguez llegó a esa posición después de cerrar dos grandes negocios para el holding

Pescarmona en Venezuela. El primero fue un acuerdo para rehabilitar la central hidroeléctrica

Macagua I, una obra a la que accedió la empresa mendocina sin licitación previa y por adjudicación

directa. Aunque IMPSA aseguró que no, desde Venezuela dijeron que ese trabajo se pagó mediante el

fideicomiso que ahora investiga la Justicia argentina, a través del cual el país de Chávez enviaba

fueloil a Argentina y desde acá se enviaron maquinarias agrícolas. El segundo proyecto de IMPSA,

cerrado a fines del 2007 por Rodríguez, se concentró en el equipamiento de la central

hidroeléctrica venezolana Tocoma.

Tras propiciar los dos contratos más importantes de Pescarmona en tierras bolivarianas, Pepe

Rodríguez reenfocó su carrera, se independizó del holding mendocino y empezó a tejer las bases de

lo que sería la intermediación en el comercio bilateral de Argentina con Venezuela. El camino se le

allanó en ese sentido cuando la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola eligió a

Palmat como intermediara en la provisión de producción nacional a Venezuela, en el marco del

fideicomiso firmado por ambas naciones. La empresa Palmat trabaja en asocio con el banco Guayana,

del que Rodríguez es representante en nuestro país.

Mientras trabajó para Pescarmona, Rodríguez viajó continuamente a Venezuela y compartió

reuniones con funcionarios del más alto nivel, contando entre éstos a los presidentes Chávez y

Néstor Kirchner. En noviembre del 2005, por ejemplo, el empresario viajó en el avión presidencial

Tango 01 que llegó a Puerto Ordaz con el presidente patagónico acompañado por una delegación de

empresarios.

Dejá tu comentario